Arnold & Son Tourbillon Chronometer No.36 Gunmetal: la belleza del contraste

En 1776, John Arnold creó el reloj de bolsillo John Arnold Chronometer No.1/36, mejor conocido como “Arnold 36”. Este guardatiempo no sólo fue el primero de su especie en usar un movimiento más grande en su rueda de balance, sino que también fue el primero en ser reconocido como un cronómetro por sus capacidad mecánica.

Hoy Arnold & Son rinde homenaje a esta obra maestra con el Tourbillon Chronometer No.36 Gunmetal, que rescata las formas del Arnold 36, pero con un toque de modernidad, sobre todo en lo que respecta a su estética, pues presenta una combinación única de tonos grises, negros y el clásico oro rosa.

Su caja de 46 mm, elaborada con acero inoxidable, lleva un tratamiento de gunmetal (variación del bronce), mismo que resulta un homenaje a la vieja tradición inglesa de los armeros (personas dedicadas a reparar, fabricar, limpiar y vender armas), quienes utilizaban este tipo de material en sus empresas.

La carátula contiene un bisel interno rodiado con índices negros, al tiempo que el resto de sus componentes son esqueletados y de oro rosa. Entre estos destaca el puente superior, que sostiene el tourbillon, complicación central de este magnífico reloj.

Late con movimiento manual calibre manufactura, tiene reserva de marcha de 90 horas, funciones de horas, minutos, pequeños segundos y tourbillon. El movimiento está decorado y la jaula de tourbillon pulida. Es sumergible 30 m, el fondo de la caja es transparente y se entrega con dos correas (piel de aligátor negra o marrón cosida a mano). Limitado a 28 unidades. 

Artículo anterior

Glashütte desafía la gravedad con un nuevo Senator Tourbillon

Siguiente artículo

Vortex Gamma Magma, la esfera volcánica de Hautlence

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share