Asombro por la belleza interior

El Overseas es una referencia obligada cuando se habla de relojes deportivos,  que fueron una apuesta discreta de Vacheron Constantin desde finales del siglo xix, pero que tomaron su forma definitiva hasta 1977, cuando nació este modelo como una celebración del 222 aniversario de la histórica manufactura fundada en 1755. Por primera vez en su historia, la colección Overseas de Vacheron Constantin presenta un modelo esqueletado que nos permite adentrarnos en la complejidad de su movimiento. Fue un hito. El Overseas se convirtió en una colección emblemática y, como tal, ha evolucionado sabiamente.

Recordemos sus evolución de 2016, cuando se decidió que su espíritu viajero debía hacerlo más cómodo, ergonómico y libre de todo aquello que fuera considerado superfluo en él, dejando solo lo esencial. En 2020, el Overseas Perpetual Calendar Ultra-Thin Skeleton se muestra más desapegado que nunca. Con menos peso y menos “ropa”, ahora permite ver su intrincado interior, que hace gala de un delgadísimo movimiento de calendario perpetuo que tiene apenas 4.05 milímetros de grosor.

Esta es la primera vez que el Overseas se presenta en versión esqueletada, lo que implica una complicación de complicaciones. A esta técnica hay que sumar la habilidad especial de Vacheron Constantin de hacer mecanismos ultradelgados para relojes complejos como el que vemos ahora, donde al calendario perpetuo se suman las fases de luna, algo que tampoco han tratado de manera regular.

Contrario a otros relojes con complicaciones similares, este esqueletado ultradelgado no requiere ningún ajuste en su calendario ni en sus fases de luna hasta el 1 de marzo de 2100. Esto es, en definitiva, un gran logro técnico considerando el proceso de miniaturización de sus 276 componentes.

Fiel a su pasión por la aventura, el Overseas Perpetual Calendar Ultra-Thin Skeleton suma a todas sus propiedades una gran flexibilidad en su apariencia. Puede llevarse con un brazalete de oro rosa de 18 quilates a juego con su caja o, dependiendo de la ocasión, con correa de aligátor Mississippiensis de color azul o una más casual de caucho en el mismo color. Las tres opciones tienen broche de oro rosa con la hebilla en forma de la tradicional Cruz de Malta de la casa suiza. Una pieza de 41.5 mm con el Punzón de Ginebra que monta el calibre automático 1120 QPSQ/1 .

Deja un comentario
Artículo anterior

Volver a viajar

Siguiente artículo

Opera Scarface y el viaje de Tony Montana

Notas relacionadas
Esfera inspirada en los antiguos cronógrafos
Leer más

El glorioso renacimiento del Chronoscope de Omega

Otro apellido ilustre que Omega recupera. Chronoscope es el nombre elegido para su nuevo cronógrafo Speedmaster. Una pieza de gusto retro con una curiosa carátula y movimiento manual.
Leer más

MAXIMALISMO RAINBOW

La osadía de Hublot toma forma en su Big Bang Integral Tourbillon Rainbow. Todos los matices del espectro del arcoíris en dos piezas únicas.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share