Business: ¿Por qué innovar importa más que el oro y los diamantes en la relojería?

Para Nick Hayek, CEO de Swatch Group, no hay discusión posible: “El futuro de la relojería no será determinado por el oro o los diamantes que pongamos en las piezas, sino por la innovación tecnológica”. En el Reporte Anual 2014 de este grupo, su hermana Nayla, presidente de la junta directiva, informa sobre este tema: “(…) mantener la producción en Suiza y seguir siendo rentables significa llevar la delantera en términos de calidad y desarrollo. Esto es imposible sin productos excelentes y tecnología de punta. Por esa razón, además de infraestructura, invertimos en investigación (…) examinamos, exploramos, revisamos… y, claro, también inventamos. En 2014, registramos una patente nueva cada dos días en promedio”.

La innovación como motor de progreso económico y competitividad para las economías desarrolladas y en vías de desarrollo ha ganado peso y atención en los últimos años. “Muchos gobiernos están colocando a la innovación en el centro de sus estrategias de crecimiento”, se asegura en el Índice Mundial de Innovación 2015 (IMI), hecho por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la Universidad Cornell y la escuela de negocios INSEAD. “En el largo plazo, los estándares de vida pueden mejorar en gran medida por la innovación tecnológica”, se afirma en el Reporte Global de Competitividad 2015-2016 del Foro Económico Mundial. “(…) La innovación es particularmente importante para las economías cuando se acercan a las fronteras del conocimiento y la posibilidad de generar más valor mediante la simple integración y adaptación de tecnologías exógenas tiende a desaparecer”.

ReportajeInnova-post1

Suiza ha mantenido el primer lugar en el IMI desde 2011 entre 141 economías evaluadas de acuerdo a 79 indicadores. Una de las áreas clave es Investigación y Desarrollo (R&D), “que puede asegurar el potencial tecnológico y, por lo tanto, la innovación y el crecimiento económico”. Suiza también ha ocupado la primera posición en el Reporte Global de Competitividad durante siete años consecutivos entre 144 países. En este caso se analiza el desempeño según los 12 ‘pilares de la competitividad’. El último de ellos es el de la innovación tecnológica, que Suiza encabeza “gracias a sus instituciones de investigación de primer orden (lugar 1), a su elevado gasto en R&D por parte de las empresas (lugar 1) y a la sólida cooperación entre el mundo académico y el sector privado (lugar 3)”, dice el Reporte.

El Índice Bloomberg de Innovación 2015 coloca a Suiza en la posición 16, muy atrás del líder Corea del Sur. No obstante, para Bloomberg el país helvético es el primer lugar en manufactura. Como se puede concluir, en Suiza hay un contexto favorable a la innovación, la Investigación y el Desarrollo, y la manufactura, tres conceptos clave para la industria relojera.

ReportajeInnova-post2

Entre las casas de relojería más relevantes, innovar es una condición sine qua non de su existencia, el aire que respiran, un mantra milenario que se repite de generación en generación. Esto es verdad tanto para las marcas que forman parte de los grandes consorcios de la industria y tienen recursos considerables, como para las firmas independientes de distintos tamaños y posibilidades financieras.

Un buen ejemplo de que ser líder en la innovación tecnológica no depende de la pertenencia a un gigante del sector es Ulysse Nardin, que en 2001 lanzó su famoso Freak, el primer guardatiempo con componentes de silicio. Este material es tan revolucionario y su uso implica tantas ventajas para la producción y el funcionamiento de los relojes que fue adoptado por pesos pesados como Patek Philippe, Rolex, Breguet y Omega. Ulysse Nardin también experimentó con níquel fósforo y diamantes policristalinos sintéticos y, en 2006, se asoció con Mimotec para fundar Sigatec, una compañía especializada en la fabricación de microcomponentes mecánicos para relojería y biomédica hechos en silicio. Todo lo anterior ocurrió cuando aún era una marca independiente, pues en 2014 fue adquirida por el grupo de lujo Kering.

El sistema antichoque UlyChoc usa un elemento de silicio que elimina la fricción y permite que el eje del volante vuelva a estar centrado en caso de un impacto.
El sistema antichoque UlyChoc usa un elemento de silicio que elimina la fricción y permite que el eje del volante vuelva a estar centrado en caso de un impacto.
Ulysse-Nardin-post2
El Freak Lab es la declinación más reciente del reloj Freak que Ulysse Nardin lanzó en 2001 y que hizo historia por ser el primero en incluir componentes de silicio.

Sin embargo, no parece que Kering tenga planeado coartar la pulsión creativa de Ulysse Nardin. El Freak Lab que aparece en la portada de esta edición de Tiempo de Relojes fue presentado a principios de 2015 e incluye un sistema anti choques inédito desarrollado en silicio. Además, este año la firma dio a conocer la versión perfeccionada de su Ulysse Anchor Escapement, un escape de fuerza constante con arquitectura inédita y fabricado en —adivinaron— silicio.

En el otro extremo, es lógico mencionar los esfuerzos por innovar tecnológicamente de Richemont y Swatch Group, los dos corporativos relojeros más importantes del mundo, y que se traducen en inversiones millonarias. En el año fiscal más reciente, los costos de Investigación y Desarrollo (R&D) de Richemont ascendieron a 59 millones de euros, seis millones de euros más que en 2014, de acuerdo al documento Richemont Annual Report and Accounts 2015. Este grupo es dueño, entre otras empresas, de Jaeger-LeCoultre, una de las marcas que más patentes ha registrado con 413 desde 1833 y que en 2015, después de ocho años de experimentación, lanzó la línea Geophysic cuya gran novedad es el Gyrolab, un volante de forma no circular que reduce la fricción con el aire. Asimismo, Richemont es propietario de Vacheron Constantin y de Cartier. La primera presentó hace unos meses la Referencia 57260, el reloj más complicado de la historia con 57 funciones y 10 patentes. La segunda se ha convertido en una fuente de innovaciones con piezas de vanguardia como el Astrotourbillon y los futuristas ID One y ID Two, que introdujeron nuevos materiales, sistemas y esquemas de diseño en sus mecanismos para prescindir de la lubricación, hacerlos resistentes a los golpes, los campos magnéticos y los cambios de temperatura, y mejorar su rendimiento energético.

Watches & Wonders 2015: Jaeger-LeCoultre complica el Geophysic 05
Este año, Jaeger-LeCoultre presentó el calibre 770 equipado con el  revolucionario volante Gyrolab, desarrollado durante ocho años. La configuración no circular de su estructura y su diseño abierto lo hacen distinto a cualquier otro volante jamás realizado, además de que tiene un mejor desempeño.
Watches & Wonders 2015: Jaeger-LeCoultre complica el Geophysic 08
Jaeger-LeCoultre, una de las marcas relojeras con más patentes registradas en la historia, pertenece al Grupo Richemont. Este año presentó el Geophysic True Second, un guardatiempo de diseño clásico y puro pero con mecanismo innovador.

En la primavera de 2016, Richemont inaugurará en Ginebra el Campus Genevois de Haute Horlogerie. Allí estarán las oficinas centrales de Roger Dubuis, el taller relojero de Van Cleef & Arpels, los talleres de producción tanto de Vacheron Constantin como de Manufacture Stern, y un Centro de Formación en Alta Relojería. Además, el Campus alojará un Centro de Investigación para la Relojería que tendrá “la misión de desarrollar nuevas tecnologías para mantener el impresionante nivel de innovación y calidad de nuestras Maisons”. Richemont anunció que invertirá un aproximado de 60 millones de francos suizos en capacitación e investigación durante 10 años.

En el caso de Swatch Group, sus costos de R&D en 2014 (los datos de 2015 aún no están disponibles) fueron de 187 millones de francos suizos, lo que representa el 2.1 por ciento de las ventas netas, de acuerdo al reporte anual del corporativo; en 2013, los costos de R&D sumaron 184 millones de francos suizos (2.2 de las ventas netas). En un correo electrónico enviado a Tiempo de Relojes, un representante de Swatch Group comentó: “Aunque comprometidas con sus propios proyectos, todas nuestras compañías trabajan en beneficio del grupo. Por supuesto, éste también es el caso en el campo de R&D, que es un pilar muy importante de nuestro éxito”. En el correo se mencionan como ejemplos “de nuestra extraordinaria habilidad para transformar tecnología avanzada en productos exitosos” al Swatch Sistem 51 y su movimiento mecánico automático conformado por sólo 51 partes y con 17 patentes; al Omega Globemaster y su calibre Master-Coaxial antimagnético hasta 15,000 gauss con la nueva y exigente certificación METAS; y al Swatch Bellamy con tecnología NFC que permite pagar las compras en tiendas a través del reloj. Otra firma del corporativo que se destaca por su historial innovador es Breguet, que en los últimos años ha desarrollado el pivote magnético —un dispositivo anti choques que garantiza la estabilidad y el rendimiento del volante mediante el campo magnético generado por los imanes— y el primer reloj —Type XXII— con un movimiento que oscila a una frecuencia de 10 Hertz.

Omega-post3
El reloj Globemaster de Omega es el primero que recibe el certificado Master Chonometer. Para ello, debió superar ocho criterios sumamente estrictos relacionados, entre otras cosas, con su correcto funcionamiento durante la exposición a un campo magnético de 15,000 gauss.
Omega-post2
Omega pertenece a Swatch Group y es una de las marcas con mayor vocación innovadora del sector relojero. El culmen de sus esfuerzos en Investigación y Desarrollo es el Globemaster. Por ahora.

Swatch Group posee empresas como Asulab, cuyo objetivo es “desarrollar productos relojeros tecnológicamente innovadores, subsistemas y componentes, además de las tecnologías de manufactura necesarias”. Moebius, por su parte, se dedica a la producción y comercialización de lubricantes y epilames para movimientos mecánicos, “con una estrategia arraigada en la innovación y basada en desarrollos hechos en sociedad con Asulab y reconocidas universidades”. En 2005, el corporativo creó la división The Swatch Group Research and Development Ltd, responsable de coordinar la labor de Asulab, Moebius y el CNDP (Centro de Desarrollo de Nuevos Productos, por sus siglas en francés), así como las innovaciones tecnológicas de otras marcas del grupo. “Es un trabajo colectivo”, señala el representante del grupo.

Con el esfuerzo de innovación de las firmas mencionadas en este artículo, se beneficia todo el sector. “Las compañías en las economías desarrolladas innovan para reducir los costos de producción, para desarrollar nuevos productos y crear nuevos mercados”, se afirma en el Índice Mundial de Innovación 2015. “Las empresas innovadoras son más exitosas económicamente que aquellas que dependen de procesos y estrategias comprobados. La innovación también genera beneficios secundarios involuntarios para otras compañías y consumidores —por ejemplo, al reducir los precios o incrementar la calidad de productos intermedios o finales”.

En conjunto, un gran universo creativo paralelo de nuevos productos que nacen a ritmo de patentes para mejorar presente y futuro. (Por Manuel Martínez Torres)

Artículo anterior

Grandes relojes de 2015: Breguet Tradition 7087

Siguiente artículo

Grandes Relojes de 2015: Tudor North Flag

Notas relacionadas
Leer más

“La Bestia” anda suelta… y desatada

Le Brassus presenta la última generación de su animal salvaje favorito. Los nuevos Royal Oak Offshore Cronógrafo Automático en 42 y 43 mm montan calibre de manufactura.
Leer más

Roma es la nueva capital de Suiza

Ginebra sigue siendo la capital mundial de la relojería. Pero ahora no Finissimo, Octo Roma es capital para Bulgari en Geneva Watch Days 2021

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share