Chopard Alpine Eagle: cuando la copia es mejor que el original

Un “hit” de los años 80. ¿Y qué interés puede tener volver a producir el St. Moritz cuando el reloj desapareció del catálogo durante años a pesar de ser un best-seller? Chopard venía destacando con paso firme en la dirección “haute horlogerie” con desarrollos mecánicos sólidos en la colección L.U.C con certificados por el Punzón de Ginebra o el certificado Qualité Fleurier en ediciones limitadas. Una estrategia que dio como resultado el máximo reconocimiento del Grand Prix d’Horlogerie de Genève para L.U.C Full Strike hace dos años.

El nuevo Alpine Eagle parece un gesto atrevido, pero en consonancia con la viva dialéctica “vintage” del mercado. Es realmente una apuesta personal por volver a poner en boga la relojería sport-elegant de la época dorada, cuando en los 80 Royal Oak, Nautilus y el propio St. Moritz sobrevivían al cuarzo con mecánica tradicional pero innovando con materiales como el acero –la necesidad se hizo virtud con un material no tan noble ni costoso pero igualmente valioso y funcional-.

Y si hacemos honor al nombre y aplicamos esa “mirada de águila” más aguda, el nuevo lanzamiento de Chopard esconde (y muestra) interesantes detalles. Lo primero es el rediseño del histórico reloj. Mucho más refinado y acorde a su tiempo que el propio original a su época. La copia nos parece más auténtica. No es un simple “revival”, aquí hay una manifiesta apuesta de futuro.

Y, de hecho, ya se exhibe la nueva generación familiar en puestos ejecutivos. Es Karl-Fritz el verdadero impulsor del Alpine Eagle, el hijo de Karl-Friedrich, cuyo primer diseño fue el St. Moritz cuando tenía 22 años. Apoyado secretamente por el abuelo Karl, este déjà vu parece asegurar la continuidad a largo plazo de una saga familiar con la primera participación expresa de la tercera generación en el mismo rol que jugó Karl-Friedrich Scheufele hace 40 años atrás.

Alpine Eagle es un “nuevo” reloj deportivo cuyo diseño apela al biotipo del ave rapaz y el ecosistema de los Alpes. Bisel redondo con ocho tornillos en los puntos cardinales, que cumplen también la función de sellar la caja para garantizar 100 metros de estanqueidad. En la caja destacan los salientes que protegen la corona y se reproducen simétricamente en la lado izquierdo.

Y un diseño de la texturizado de forma rugosa semejante a la piedra –el iris del águila y los reflejos del acero en los glaciares-. Lo interesante es la creación de una aleación de acero completamente novedoso tras un proceso de refundición. El bautizado como Lucent Steel A223 es más resistente a la abrasión y también mayor dureza.

Con cierta semejanza al brillo diamantino, la manufactura ha depurado las impurezas del acero tradicional para garantizar mayor brillo y luminosidad. Cuatro años de investigación y desarrollo para un nuevo material extraordinario.

Todas las superficies planas de la caja están satinadas y los ángulos han sido achaflanados y cuentan con pulido. El brazalete y la caja conforman una sola pieza. Es una correa diseñada a modo de lingote con una pieza central rematada en relieve.

Para la nueva pieza, Chopard monta el movimiento automático 01.01-C con 60 horas de reserva de marcha y certificado COSC. Funciones básica de horas, minutos, segundos y ventana de fecha a las 4.30h. Llegan modelos en 41 y declinaciones en 36 mm más femeninas con brazaletes en oro rosa (ético), esferas en nácar o gris pizarra y engastado de diamantes en biseles y los propios brazaletes.

Hay un toque alegórico en el desarrollo de la pieza. En la corona, Chopard ha grabado la rosa de los vientos, un símil para que el aventurero busque el rumbo acertado, al igual que las “águilas” encuentran hoy su buena dirección. La influencia de la naturaleza es algo más que un reflejo conceptual.

También es destacable la apuesta por la nueva organización de la que Chopard es miembro fundador: Eagle Winds (Alas de Águila), un proyecto medioambiental para defensa de la fauna del ecosistema de los Alpes.

Este pasado mes de septiembre, en la Alpine Eagle Race se empleó en la presentación imágenes captadas por unas cámaras acopladas a un águila que voló cinco cumbres: el Zugspitze de Alemania, Dachstein en Austria, la Marmolada de Italia, L’ Aiguille du Midi en Francia y el Piz Corvatsch suizo. El viaje finalizó en St. Moritz. El águila sigue en pleno vuelo.

Artículo anterior

El primer templo “paneristi” de México

Siguiente artículo

Omega estrena imagen en Joyería Masters en CDMX

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share