Un joven gentleman japonés

Salto de lujo al segmento sport-elegant con argumentos técnicos y estéticos. El calibre 0200 nace de la fabricación directa con La Joux-Perret.

Salto de lujo al segmento sport-elegant con argumentos técnicos y estéticos. Solidez, refinamiento y elegancia discreta de este nuevo Citizen Calibre 0200. En este caso, estamos ante el clásico ejemplo de tratar de describir a una persona por su interior. Una analogía que va más allá de la caracterización física; es decir, este reloj es un japonés con alma suiza. El calibre 0200 nace de la asociación con La Joux-Perret. El fabricante suizo fue comprado por Citizen Watch Group en 2012. Y aquí se ha dado realmente el primer trabajo fruto de una estrecha colaboración exclusiva. Un joven gentleman japonés.

Un producto muy interesante que nace de la mentalidad japonesa como productor de alto valor tecnológico y las manos suizas, que aportan el valor añadido de la técnicas decorativas y acabados para un calibre robusto. Tan elaborado ha sido el proceso, tan pasional la relación y tan fructífero el acercamiento, que el propio reloj de Citizen se presenta bajo el nombre del propio movimiento nuevo. Una pieza de acero en 40 mm, hermética a 50 metros, y con una reserva de marcha de 60 horas.

Nuevo calibre 0200

Son tres aspectos esenciales por los que destaca este nuevo calibre 0200. En primer lugar, un volante espiral, a diferencia del montaje tradicional, con resorte libre. No hay necesidad de interferir con la espiral porque esta se ajusta gracias a pequeños contrapesos (“masselottes”) unidos al volante que se pueden apretar o aflojar debidamente. Un eficiente sistema que resiste mejor a posibles golpes externos. En segundo lugar, un nuevo escape fabricado gracias a microtecnología LIGA, un proceso de producción de estructuras micromecánicas que se puede aplicar a metal, cerámica o plástico y trabaja con molduras o engranajes a una escala precisa de entre 100 micrones hasta 2 mm. Y en tercer lugar, el diseño de un tren de engranaje eficiente para un movimiento, finalmente, más cuidado y bello con diferentes acabados, como el satinado para las superficies superiores de los puentes y el corte de diamante para bordes exteriores. Obviamente, el fondo monta cristal de zafiro para presumir del trabajo bien hecho.

Pero no podemos presentar a alguien hablando solo de su corazón o el alma, sin curiosear un poco acerca de su aspecto exterior. Ya saben que en el físico se encuentran los prejuicios reveladores para emitir el veredicto sobre la belleza. Y no les quepa duda de la insobornable personalidad japonesa de este reloj. La apariencia del nuevo Citizen 0200 presenta una serie de detalles que no pasan desapercibidos. Su esfera negra exhibe un inédito patrón de ondas de arena que se ha creado mediante un proceso electrónico. Su superficie, de aspecto abigarrado sutil, genera un juego de diferentes y delicadas variaciones de color sobre el fondo monótono oscuro predominante.

El juego similar de contrastes, salvando el color, se da en la caja y el brazalete integrado con acabados cepillados y superficies pulidas como fino espejo en ángulos oblicuos. Citizen ha recuperado su logo del águila en la carátula, empleado en el pasado principalmente para algunos relojes con clasificación de cronómetro. El águila es emblema de precisión y se usa para la colección “The Citizen”.

Artículo anterior

Sin temor a la muerte

Siguiente artículo

Cinco siglos globalizados

Notas relacionadas
Leer más

Chopard Alpine Eagle: verde con causa

Los matices importan mucho. Al azul Aletsch, gris Bernina o negro Absolu, se suma el “verde pino”. Y las acciones de la Fundación Alpine Eagle ya cuentan.
Leer más

Sensibilidad metálica

El brazalete del Big Bag Integrated King Gold de Hublot es ya un must de la relojería. Sensualidad y emociones a flor de piel.
Leer más

Libertad de colores

Versatilidad extrema con el Big Bang One Click de Hublot. Posibilidades infinitas para un corazón que late con calibre automático y se embellece con diamantes.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
9
Share