Desiring-Machines, máquinas con emociones en la MAD Gallery de MB&F

Reconocida por ser una de las firmas más rebeldes de la alta relojería, MB&F da un nuevo paso en su saga innovadora y provocativa al presentar en la M.A.D Gallery de Ginebra una exposición compuesta por cinco esculturas mecánicas creadas por el artista turco Server Demirtas, la cual lleva por nombre Desiring-Machines y se podrá ver hasta el 29 de julio.

Demirtas, maestro en creatividad y construcción, logra dar vida útil a estas máquinas, cuya característica principal es un diseño intrincado: poseedoras de movimientos suaves, son capaces de ofrecer cierto toque humano a pesar de su apariencia robótica.

Desiring Machine

La primera de estas piezas lleva por nombre Desiring Machine, escultura mecánica que muestra sobre un pedestal a un pequeño niño de actitud agitada, hecho que se acentúa al observar que lleva los brazos cruzados sobre el pecho mientras golpea una y otra vez la pared con la espalda. Esta obra representa la incertidumbre y frustración de la infancia. 

Contemplating Woman’s Machine II

Después llega Contemplating Woman’s Machine IIque presenta a una mujer serena con la cabeza sobre las rodillas y los brazos alrededor de sus piernas. Sus movimientos son lentos y delicados, lo cual genera una sensación de contemplación interior.

Hand on the Shoulder

A continuación encontramos Hand on the Shoulder, estatua hiperrealista que simula las creaciones de la antigua Grecia, pero con una diferencia notable: el pecho de este torso se mueve al ritmo natural de la respiración. La inmovilidad de la escultura es cuestionada por Demirtas.

Playground II

En cuarto lugar aparece Purple Flower of the Machine, pieza que conjunta estética mecánica y arte cinético conceptual: un brazo mecanizado se despliega hacia el exterior de la pared donde se coloca para invitar al espectador a oler el aroma de la orquídea que lleva en los “dedos”. Toda una revolución en la relación hombre-máquina.
Finalmente aparece Playground II, obra interactiva dueña de un mecanismo que invita a los observadores a crear sus propias experiencias musicales.

Purple Flower of the Machine
Artículo anterior

Frédérique Constant renueva Classic Quartz

Siguiente artículo

Fiona Krüger y L'Epée lanzan Vanitas, el toque divertido y existencial del tiempo

Notas relacionadas
Leer más

oaxaca y trilobe en conexión total

Viajamos a Oaxaca con un reloj Trilobe en la muñeca; nuestro hogar temporal fue Casa Carmen, el hotel boutique del artista Amador Montes.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share