chronoswiss

El águila de Chopard vuela más alto

El águila de Chopard vuela más alto con Alpine Eagle XL Chrono con función de cronógrafo flyback y una caja de 44 mm.

Alpine Eagle nació el año pasado como un gesto atrevido para responder a la fiebre vintage del mercado. Y que se une a la saga sport-elegant que destacó en los años 80, como el Royal Oak, el Nautilus y el propio St. Moritz, reloj en el que se inspira Alpine Eagle y primera creación de Karl-Friedrich Scheufele (tenía 22 años), copropietario de Chopard, a finales de los años 70. Máquinas del tiempo que enfrentaron las turbulencias del cuarzo adaptándose con materiales menos nobles y más asequibles. Y ahora es el águila de Chopard el que vuela más alto con el Chopard Alpine Eagle XL Chrono.

Los tres modelos del Chopard Alpine Eagle XL Chrono
ElAlpine Eagle XL Chrono de Lucent Steel A223 estrena caja de 44 mm y función de crono flyback.
El crono que viene de los Alpes

Ahora, la colección con mirada de águila amplía la familia con la versión cronógrafo. El reloj estrena función pero sigue fiel al ADN que inicia una generación con vistas a convertirse en icono. Más refinado y acorde a los nuevos tiempos, el revival apuesta por el futuro gracias al enfoque de Karl-Fritz, el hijo de Karl-Friedrich, tercera generación que ha apuntado detalles que hacen del Alpine Eagle un reloj del siglo XXI.

Alpine Eagle XL Chrono con esfera Negro Absolu de 44 mm y función de cronógrafo flyback

Alpine Eagle incorpora un cronógrafo con función flyback en una nueva caja de 44 mm . Fabricado en tres versiones, en Lucent Steel A223 con esfera en Azul Aletsch o en Negro Absolu y en una versión en la que se combinan el Lucent Steel A223 y el oro ético rosa con una esfera en Negro Absolu, el reloj con correa integrada Alpine Eagle XL Chrono sigue muy marcado por su inspiración en la fuerza del águila y la belleza de los Alpes. Con certificado COSC, su movimiento automático con función flyback el Chopard 03.05-C – es objeto de cuatro patentes.

Alpine Eagle XL Chrono con esfera Azul Aletsch y Lucent Steel A223, aleación propia de Chopard.

En el corazón de estas tres novedades late el calibre Chopard 03.05-C. Posee una autonomía de 60 horas de reserva de la marcha. Equipado con una rueda de columnas, también está provisto de un sistema de engranaje unidireccional que evita las pérdidas de energía y garantiza una carga rápida. Su sistema de embrague vertical garantiza un arranque preciso de la medición de los tiempos.

Este calibre cronógrafo también es del tipo flyback, lo que permite  el cronometraje de los tiempos cortos al vuelo gracias a tres martillos pivotantes de brazo elástico que facilitan la puesta a cero de los contadores. Y, por último, el volante Variner incorporado en el Chopard 03.05-C que aporta una marcha estable al movimiento compensando las variaciones de inercia durante todo el tiempo de utilización del reloj.

Calibre automático Chopard 03.05 que late en el nuevo crono de la colección y que tiene cuatro patentes

Además de una opción con esfera en Azul Aletsch, Chopard incorpora un nuevo tono a la colección con dos Alpine Eagle XL Chrono de esfera en Negro Absolu. Inspirándose en los colores de la naturaleza alpina, este tono es una referencia al negro intenso de las noches de la montaña y recuerda cuánto perjudica a la fauna la iluminación nocturna que está ligada a los seres humanos y al entorno urbano.

Versión del crono con la esfera Azul Alestsch y caja de 44 mm.

Tanto en las versiones Azul Aletsch como en Negro Absolu, la esfera conserva su textura y su motivo resplandeciente, una evocación directa al iris del águila. La aguja de los segundos en forma de pluma sobrevuela esta visualización. Sobre el realce se encuentra la escala taquimétrica en rojo al nivel de las graduaciones 100, 160 y 240. Esta disposición facilita la lectura de las medidas de la velocidad media y forma parte del dinamismo estético y de la armonía de la esfera.

Alpine Eagle Large de 41 mm. Brazalete y caja de oro rosa ético. Esfera texturizada Azul Aletsch.

Junto al cronógrafo se han lanzados dos versiones más con función de horas, minutos, segundos y fecha, Alpine Eagle Large (41 mm) y Alpine Eagle Small (36 mm). Ambas con versiones de brazalete y caja de oro rosa o Lucent Steel A223 y una opción con bisel de diamantes. El primero late con el calibre automático Chopard 01.01-C y el segundo con el movimiento automático Chopard 09.0a1-C.

Alpine Eagle 36 mm con caja y brazalete de oro rosa ético y bisel diamantes.

Alpine Eagle es ya el nuevo reloj deportivo que apela al biotipo del ave rapaz y el ecosistema de los Alpes. El bisel redondo con ocho tornillos en los puntos cardinales sellan la caja para garantizar 100 metros de estanqueidad. En la caja destacan los salientes que protegen la corona y se reproducen simétricamente en el lado izquierdo. Lo interesante es la creación de una aleación de acero completamente novedoso tras un proceso de refundición.

Una nueva aleación de acero más resistente

El bautizado como Lucent Steel A223 es más resistente a la abrasión y también mayor dureza. Con cierta semejanza al brillo diamantino, la manufactura ha depurado las impurezas del acero tradicional para garantizar mayor brillo y luminosidad. Cuatro años de investigación y desarrollo para un nuevo material extraordinario. Y este material ya quedó como referencia en los nuevos modelos.

Calibre automático de Alpine Eagle Large que se puede apreciar gracias al fondo de zafiro.

En la corona, Chopard está grabada la rosa de los vientos, un símil para que el aventurero busque el rumbo acertado, al igual que las “águilas” encuentran hoy su buena dirección. La influencia de la naturaleza es algo más que un reflejo conceptual.También es destacable la apuesta por la nueva organización de la que Chopard es miembro fundador: Eagle Winds (Alas de Águila), un proyecto medioambiental para defensa de la fauna del ecosistema de los Alpes.

Deja un comentario
Artículo anterior

Gemelos casi idénticos

Siguiente artículo

Purnell Escape II: la revolución del tourbillon

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share