Purnell Escape II: la revolución del tourbillon

Purnell Escape II: la revolución del tourbillon. ada menos que un doble (esférico) tourbillon de triple eje. Es el tourbillon más veloz.

Nada menos que un doble (esférico) tourbillon de triple eje. Es el tourbillon más veloz con una rotación completa en 8 segundos —caja interna—. Y cuenta con un sistema regulador que solo pesa 0.795 gramos, también el más ligero. Escape II continúa con la perfecta evolución de una firma visionaria. Purnell Escape II es la revolución del tourbillon ma´s asombrosa de este siglo.

La marca fue recuperada por el nieto de Cecil Purnell. La historia del relojero británico es la epopeya de un soldado británico de la Primera Guerra Mundial que cayó herido en Besançon, la cuna de la relojería francesa. Entrenado por los maestros relojeros locales, se convirtió en seguidor apasionado del magisterio de Breguet. Y fue su nieto quien recuperó la firma en 2006 tras desarrollar 13 movimientos exclusivos con tourbillon. En 2016, Purnell comenzó a colaborar con Eric Coudray, y así nació la colección Escape I en 2017 con el primer tourbillon Spherion —forma y dinamismo esférico—.

El movimiento de este Purnell Escape II —calibre CP03—es realmente asombroso. Un vertiginoso mecanismo que monta nada menos que seis resortes alineados en paralelo con dos de ellos superpuestos dentro de dos barriletes que garantizan 32 horas de reserva de marcha para un dinamismo diabólico. Escape II ha sido ajustado en 12 posiciones para mayor precisión. Y monta ochos sistemas de protección Incabloc para asegurar el funcionamiento de la pieza.

Fabricados en titanio, las dos jaulas de los tourbillones giran en dirección opuesta gracias a su diferencial —30 y 16 segundos, respectivamente—. En la carátula esqueletada de este Escape II, se observa también el contador descentrado a las 12 para la lectura de las horas y los minutos, así como un indicador de reserva de marcha a las 9 horas.

“La idea detrás de poner tres jaulas una dentro de la otra era crear un órgano regulador que neutralizaría el efecto de la gravedad en el volante y, por lo tanto, mejorara la precisión del reloj. Y para lograr una velocidad de rotación relativamente rápida, utilizamos un escape bastante antiguo llamado “Potter” que data de 1875”, explica Eric Coudray, que explica también la rápida velocidad de rotación. “Hay dos objetivos. La primera es tener un objeto que parezca vivo y visualmente atractivo; el segundo es mejorar la regulación del escape. El principio de funcionamiento es tener una rueda de escape fija y, en la jaula que sujeta la rueda de equilibrio, solo encontrarás el ancla (y no la rueda de escape). Esto es diferente a un tourbillon tradicional donde en la misma jaula, encontrarías el conjunto de escape, ancla y volante”.

La caja del Purnell Escape II es de carbono con unas dimensiones de 48 mm y hermeticidad a 30 metros. Una pieza sólida que protege su elevada complejidad técnica con un cristal de zafiro monobloque y que dispone de una ventana lateral a las 9 horas para gozar de mayor visibilidad del mecanismo. Purnell apuesta por la exclusividad y cada versión de su Escape II se limita a 20 piezas. El toque de color siempre destaca en los detalles.

Escape IIS: revolución del tourbillon con diamantes

Purnell amplía la colección ahora con más brillo. La marca quiere conquistar también el espíritu femenino. A la sofisticación técnica, se une el embellecimiento estético con diamantes que también se observan en la jaula del tourbillon. Escape IIS Treasure presenta cuatro versiones, que también pueden ser customizadas a gusto del cliente.

Con su característico movimiento esqueletado, se reduce su caja a 44 mm. Destaca Treasure Diamonds, con engastado de diamantes corte baguette, y Treasure Rainbow, con un engastado de piedras preciosas que juegan con el color en la caja. Carátula, bisel y caja lucen de manera más llamativa con la velocidad endiablada de este dispositivo antigravedad espectacular. Purnell Escape II es una la última revolución del tourbillon.

Deja un comentario
Artículo anterior

El águila de Chopard vuela más alto

Siguiente artículo

La perfecta orquesta Code 11.59 by Audemars Piguet

Notas relacionadas
Vender Relojes con estilo Silas Walton 2
Leer más

El arte de vender relojes ANTIGUOS con estilo

La firma londinense A Collected Man se ha especializado en los grandes maestros independientes. Una de las claves de su éxito es su exquisita selección de piezas exclusivas.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share