El exótico oro limón de Montblanc

Mejor un vintage colorido que otro vintage más histórico. Y llega un nuevo material a escena. Seguimos disfrutando del cromatismo que reaniman las pasarelas de la relojería. Un poco de sabor para acompañar al gusto picante de México. El exótico oro limón de Montblanc es la última creación en materiales nobles (“Lime gold”: oro lima u oro limón). Un oro con un tono y brillo peculiares que se refuerza con detalles en verde. Este Montblanc 1858 Split Second Chronograph Limited Edition (18 piezas) nos lleva una vez más a la exploración de la naturaleza más frondosa y salvaje. El exótico oro limón juega con los sabores de la nostalgia.

La aleación de este oro limón aporta un distintivo tono amarillo más acentuado con un reflejo verdoso. Un oro de 18 quilates (Au 750‰) que se combina con plata Silver (Ag 238‰) y una menor mezcla de hierro (Fe 12‰). La creación de Montblanc sí aporta totalmente esa pátina realmente vintage tan apropiada para una pieza que emerge del legado de Minerva. Es el segundo crono de los nuevos lanzamientos de este año.

Estas piezas de Villeret cuentan con un conjunto de detalles trabajados artesanalmente. Acabados côtes de Genève, graneado circular y biselado de los ángulos. Y en las ediciones limitadas, Montblanc emplea la “plata alemana” (Maillechort) para platina y puentes. Si a la finura estética le sumas la arquitectura, el mecanismo es muy atractivo al descubrirlo en el fondo: sistema ratrapante, su gran volante, el icónico puente en V de Minerva y la visible “cola del diablo” o punta de Minerva. Es una fiel inspiración del movimiento histórico 19-09 CH de 1909 y su evolución posterior 17-29 de los años 30, que ya se empleaba en relojes de bolsillo y de pulsera. La firma aboga por el acabado en oro de platina, puentes y tren de engranajes con superficies pulidas.

Sello de Minerva

Calibre de manufactura MB M16.31 con acabado artesanal.

El nuevo Montblanc 1858 Split Second Chronograph Limited Edition 18 utiliza el calibre de manufactura MB M16.31 de cuerda manual con la certificación de lal Test 500 del laboratorio de la firma. Un espectacular monopulsador con dos ruedas de pilares de embrague horizontal —para el crono y la función ratrapante—. Monta la conocida espiral con terminal curva Phillips producida en Villeret, vibra a 18,800 alt/h y cuenta con una reserva de marcha de 50 horas.

Con caja abombada tipo domo de zafiro, el diámetro de caja de 44 mm del 1858 Split Second Chronograph es suficiente para el diseño de un carátula legible y funcional. Presenta una distintiva esfera de color dorado con los números verdes en contraste. Como bello adorno funcional la llamativa escala taquimética en espiral y el telémetro en el exterior. Acentuando el estilo vintage, destacan las manecillas catedral para las horas y minutos centradas, así como los dos contadores integrados y ligeramente perfilados: el pequeño segundero a las 9 h y el contador para los 30 minutos a las 3.

El histórico logo de Montblanc luce a las 12 horas. Es una pieza hermética a 30 metros. Y viste una poderosa correa de nubuck y aligátor en color verde. Una edición limitada de 18 piezas para 18 amantes del (oro) limón. Muy del gusto mexicano, por cierto. El precio es de 59,600 dólares aproximadamente.—Leslie López

Cronógrafo clásico.
Deja un comentario
Artículo anterior

¡Majestad, no hay segundo!

Siguiente artículo

Las radiaciones positivas del Blancpain Fifty Fathoms

Notas relacionadas
Leer más

El tourbillon de alessandro michele

Gucci 25H debuta en alta relojería. El primer calibre in house para la firma fabricado por Kering. Y el diseño de su mente creativa.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share