El tiempo vuela

Longines reedita Silver Arrow. Una pieza de 1956 que representó el espíritu de la velocidad y adoptaba el nombre de los famosos bólidos que dominaban los circuitos. “Flecha de Plata”. Y la firma lo llevó entonces de la pista al cielo para reforzar su vínculo con la aeronáutica. Una pieza minimalista de tecnología avanzada. El tiempo vuela.

El nuevo Longines Silver Arrow es una fiel reedición que mantiene su sobriedad característica de los años 50. La esfera es abombada y plateada opalina reproduce los índices estriados con agujas tipo espada —recubiertos de SuperLuminova—. Mantiene renovado el carácter de su tecnología avanzada. La nueva pieza monta el calibre automático L888.5 (ETA A31.L11) con espiral de silicio y garantía de cinco años. En caja de 38.50 mm, la esfera es abombada y su fondo es atornillado. Ahí luce el emblema “Silver Arrow” del avión supersónico.

Velocidad y vuelo

De su colección Héritage, Longines recupera otra pieza que emerge del diverso y rico legado de la histórica firma de Saint-Imier. El tiempo conserva el espíritu. Y también el pasado vivía de la creencia en el futuro. Ahora que el futuro llegó, quién iba a pensar que volveríamos a valorar tanto aquellas ideas que quedaron atrás. Gustan mucho al mercado actualmente estas piezas austeras y funcionales con más de medio siglo de vida. Longines arma un calibre automático interesante con base ETA y espiral de silicio. Con indicaciones básicas de horas, minutos y segundos, leal al pragmatismo de la pieza original, este calibre de 11 ½ líneas a 25,200 alt/h aporta una reserva de marcha de casi 72 horas.

Una nueva pieza de la colección Héritage con espiral de silicio.

En la esfera, la eliminación de la indicación “Automatic” refuerza el diseño sobrio. Su cristal abombado ya es de zafiro con un tratamiento de capas antirreflejos. Y para valorar más la reedición, mantiene la correa de cuero marrón con hebilla. Un tributo al sueño supersónico de la aeronáutica clásica, donde el tiempo realmente vuela. Longines incluye una garantía de cinco años. —Leslie López

Deja un comentario
Artículo anterior

El primer Jumbo sin Tapisserie

Siguiente artículo

“Se está instalando un nuevo lujo”

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share