“Se está instalando un nuevo lujo”

Platicamos con Ricardo Guadalupe, CEO de Hublot. Seguíamos confinados en casa y Hublot es la firma más activa con el lanzamiento de siete novedades. Tras celebrar su 40ª aniversario, la marca con sede en Nyon atraviesa un momento clave. La pandemia está poniendo a prueba su madurez y visión de futuro. El fin de la alianza con Ferrari, la relación con el arte y el desarrollo digital son algunos de los puntos estratégicos para esta temporada. “Somos una marca joven pero con madurez”, confiesa Ricardo Guadalupe. “El arte de la fusión” sostiene su visión de futuro y mantiene su acento en la innovación.

—La pandemia y las dificultades continúan, ¿pero podemos ser más optimistas este año 2021?
—El año pasado fue muy difícil en todo el mundo a nivel sanitario, para la economía y los productos del lujo. La vacuna fue la buena noticia. En Hublot tuvimos que cerrar la manufactura dos meses y la distribución se paralizó hasta el 80% a nivel internacional. Ya no se repetirá esta situación. Desde septiembre estamos en la manufactura al 100% con muchos controles y protocolos sanitarios muy exigentes. Si este año no hay demasiados cierres, habrá un “rebote” de ventas bastante importante en crecimiento de doble dígito con la actividad que ya hay en China, Japón, etc. El turista de China, Medio Oriente, latinos, rusos… van a regresar. Seguro no alcanzaremos el nivel de 2019, pero somos bastante optimistas.

Big Bang Orange Tourbillon Sapphire

—Siete novedades, tres de ellas muy potentes: dos tourbillones como Orange Sapphire y Spirit of Big Bang 5-Days Power Reserve y el super Big Bang MP-11 en Magic Gold. ¿Estas piezas con una fuerte base mecánica y virilidad es lo que realmente atrae más al cliente de Hublot?
—Son piezas muy especiales. Orange Sapphire con nuevo calibre automático y el microrrotor a las 12 en la carátula representa perfectamente “el arte de la fusión”. Es más dedicado a fans y coleccionistas y tocamos aquí menos consumidores. Estas piezas dan mucho que hablar y hacen soñar al consumidor. Pero lo que más vendemos son los Big Bang y Classic Fusion. Creemos mucho en el nuevo Big Bang Integral en cerámica, una pieza más comercial y que puede hacer volúmenes importantes.

Sport-elegant y casual

—Hublot nació con el caucho y fue un reloj pionero en la idea sport-elegant del lujo. El año pasado presentó el brazalete integrado de acero y ahora nuevas versiones en cerámica. ¿El lujo del siglo XXI es sport-elegant y más casual?
—Se está instalando un nuevo lujo con más valor percibido para al consumidor a través de la tecnología. Es el ejemplo de esta nueva cerámica y también mostrando la parte mecánica con el calibre UNICO. Mucha tecnología, valor percibido y no show-off en oro o con diamantes.

—También hay nuevas versiones del Classic Fusion con Richard Orlinski. Hublot celebró el 40 aniversario el pasado año con una reedición del original Classic Fusion. ¿Puede ser una buena oportunidad para esta pieza tras el aniversario?—Esa pieza fue una edición limitada para los fans del pasado. No una réplica, sino una reinterpretación original. Con Orlinski tocamos otra clientela y da una identidad muy fuerte para el producto con esta pieza dedicada a mujer. Es un reloj que gusta mucho y una alternativa muy interesante para las señoras que tienen experiencia relojera y quieren algo diferente.

—Y, además de Orlinski, nueva pieza con Murakami. ¿Hasta dónde tiene importancia el arte para Hublot?
—Buscamos nuevos universos donde podamos inspirarnos. Los patrocinios, como el fútbol, son para dar a conocer la marca. Pero el arte es una forma distinta que permite tocar otra clientela potencial y ser inspirado por algo que no sea solamente el saber relojero. Queremos hacer relojes para el futuro, no solo que representen el pasado. Con Orlinski o Sang-Bleu, el reloj se convierte también en pieza de arte. Con esta pieza de la flor sonriente de Murakami, ya hay una lista increíble y vamos a tener problemas porque es una edición limitada de 200 piezas.

Hublot Spirit of Big Tourbillon Bang 5-Days Power Reserve Carbon White

—En sus alianzas, han anunciado que termina la relación con Ferrari. Se había convertido en un socio muy importante durante casi una década (2011) porque no sólo era una alianza estratégica de marketing, sino por el desarrollo e innovación mecánica con nuevos calibres y diseño de piezas. La Ferrari, Techframe… ¿Quién puede ocupar ahora esa posición estratégica?
—Con Ferrari ha sido una historia increíble y unos años de éxito. Ya hubo otras marcas antes y habrá otras después. Pero sí hemos fabricado productos increíbles con un patrocinio a nivel mundial donde tocamos clientes de Ferrari y también seguramente hemos aportado algo a ellos. Ahora hemos decidido centrarnos en nuestra marca. Somos una marca joven pero con madurez, que ya tiene un nivel de experiencia y know-how para desarrollar productos sin tener patrocinio. Haremos nuevas complicaciones y piezas maestras sobre el sello de Hublot. Invertiremos más en la marca y explicaremos “el arte de la fusión”, mezclar la tradición e innovación en nuestra manufactura. Es el momento justo para promocionar la marca Hublot.

Ricardo Guadalupe, CEO de Hublot.

—La pandemia nos ha encerrados en nuestras casas. Hublot es una firma muy emocional y enérgica. ¿Cómo han actuado para transmitir estos valores en el confinamiento?
—Los eventos físicos ahora no existieron, esperemos que vuelvan de nuevo. El digital ya era importante antes de la pandemia, ahora mucho más. Hemos realizado eventos digitales y activaciones, como el ‘live’ desde la manufactura para celebrar los 40 años de Hublot. Queremos hacer eventos digitales con experiencias a nivel local y ‘cross marketing’ con firmas del grupo LVMH, como degustación con champagne, además de trabajar con nuestro chef. El contenido es muy importante para fotos, videos y ahora hay que saber hacer ‘filming’, montajes, escenarios… Es algo nuevo y en Hublot queremos ser líderes en esto. Abrimos nuestro e-commerce en julio del año pasado y estamos contentos, pero queremos ir más allá del click y darle una experiencia al cliente, el ‘costumer service’ por diferentes canales y toda una serie de herramientas para vender de un modo diferente. Tenemos la “digital boutique” desde 2018 y nos ayuda a vender de tres a cinco relojes por mes. Y la seguimos desarrollando con nuevas apps porque la tecnología evoluciona muy rápidamente.

Click & Buy

—¿El boom digital será algo momentáneo, el lujo volverá a ser una experiencia más física como siempre?
—Tendremos los dos. El digital va a revolucionar la forma de consumir. Mira las grandes compañías tecnológicas como Amazon eBay, o sitios de lujo que venden, y habrá una complementariedad entre físico y digital. Lo físico es importante porque debe es la relación humana y no podemos vivir solos en casa. Estará el ‘click and buy’ o tener una experiencia en la boutique y luego regresar a casa para comprar online. Habrá una mezcla de los dos.

—¿Y cómo afectan estas nuevas formas de venta a la relación tradicional entre la marca y los retailers de confianza en un país como México?
—Siempre hay una cierta problemática si un cliente compra un reloj y no lo ha vendido ese retailer que puedes tener en el país. Pero aquí también los retailers se tienen que reinventar, y los buenos en México lo están haciendo. Nosotros siempre tendremos un equilibrio entre nuestras boutiques y los retailers. Pero un retailer tiene que dar fuerza a una marca y no una pequeña visibilidad. Un retailer con 50 marcas será un problema y tienen que reducir y trabajar con las marcas que son fuertes para tener una estrategia con fuerte visibilidad en punto de venta. No queremos estar solo en un display, el futuro de esto será complicado.

—Cumplieron 40 años. Hublot no tiene piezas vintage, es un marca joven. Están obligados a inventar el futuro. ¿Qué será Hublot en los próximos 40 años?
—Es seguro que no voy a volver a estar los próximos 40 años. Mi objetivo es dejar una marca todavía más fuerte dentro de las firmas importantes. Si tienes que dar cinco nombres de la relojería suiza, que Hublot esté dentro de esas cinco. —Leslie López

Deja un comentario
Artículo anterior

El tiempo vuela

Siguiente artículo

Seamaster “Dark Side of the Sea”

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share