H. Moser & cie, una firma pequeña pero matona

H. Moser & Cie. pertenece a la nueva generación de manufacturas dispuestas a disputarse un hueco con los grandes nombres del mercado. Y disponen de medios para conseguirlo.

En los combates de judo no gana el más grande, sino el que se mueve mejor. Y esto es lo que hemos hecho en H. Moser & Cie.”. Quien habla es Nicholas Hoffman, director de ventas internacionales de la firma, quien nos ha visitado en México con motivo de la última edición de SIAR. Y no le falta razón en su comparativa. H. Moser & Cie. no es una firma de un tamaño enorme, pero sí se ha movido veloz en los últimos años hasta hacerse un hueco en el competido mercado de la Alta Relojería. 

Nicholas Hoffman, director de ventas internacionales de H. Moser & Cie.

Son audaces, toman riesgos y con sus acciones originales han logrado estar en boca de todos los aficionados. “Apenas fabricamos unos 1,500 relojes al año. No tenemos el mismo presupuesto de marketing que las firmas más grandes, así que hemos tenido que ser inteligentes a la ahora de promocionarnos”. Rememoramos con él piezas como el Swiss Mad, un reloj concept presentado en 2017 fabricado con queso y que lanzaron como reivindicación de la relojería suiza. Aquel movimiento dio a H. Moser & Cie. una enorme repercusión mediática, con apariciones en medios tan prestigiosos como Financial Times, New York Times o Herald Tribune. 

Tres veces nacida

Estamos hablando de acciones muy concretas realizadas en los últimos años, aunque la historia de H. Moser & Cie. viene de muy lejos. Comienza 1826 de la mano de Heinrich Moser, un joven relojero procedente de la ciudad suiza de Schaffhausen. Casualidades de la vida, Moser no pudo ser profeta en su tierra. Denegado el permiso para establecer una fábrica de relojes en su ciudad natal, el joven relojero tuvo que viajar a Rusia para crear su propia marca. Fue allí donde Moser logró labrarse su fama y fortuna, con relojes fabricados en Suiza y después enviados a su país de adopción. Años más tarde regresaría a Schaffhausen en 1853 como relojero de éxito para proseguir el trabajo iniciado en el país de los zares. 

Como ha ocurrido tantas veces en la relojería suiza, la trayectoria de H. Moser & Cie. ha estado salpicada de diferentes vaivenes. La firma cambió de manos pronto ante el desinterés del heredero por seguir con el negocio del fundador. La revolución de 1917 acabó con la herencia rusa. En realidad, H. Moser & Cie. hubiese pasado a ser otro nombre olvidado de la historia de la relojería si no llega a ser por el empeño del empresario Thomas Straumann de refundar la firma en 2001. Comenzaba entonces un nuevo proyecto, de nuevo radicado en Schaffhausen, al calor del nuevo boom que vivió la industria a comienzos de este siglo.

Aunque H. Moser & Cie. llamó pronto la atención, la firma no fue ajena a la crisis económica de 2008. Vino en su rescate MELB Holding, un pequeño entramado familiar capitaneado por Georges-Henri Meylan, bien conocido en su sector por su paso como consejero delegado de Audemars Piguet. Sin embargo, quien se haría cargo de la firma sería su hijo Edouard, consejero delegado de la firma desde 2013. 

Edouard Meylan, empuje para la Alta Relojería

Edouard Meylan asumió el cargo con apenas 37 años y ha sabido transmitir esa juventud a la marcha de la compañía. Él es responsable de las mencionadas acciones de marketing, pero también de haber sabido actualizar el catálogo de la firma con un gran cénit en la reciente de colección Streamliner. “Sí que ha sido un enorme éxito”, reconoce Nicholas Hoffman. “Ha sido un imán para atraer a nuevos clientes a la marca, pero queremos protegerla y que no fagocite al resto de colecciones, así que vigilaremos mucho su producción”. De hecho, Hoffman nos comenta que uno de los modelos, el Streamliner Centre Seconds Matrix Green, han tenido que suspender la solicitud de peticiones porque no podían garantizar más piezas. Los siguientes ejemplares se entregarán ya en 2023. 

La demanda de piezas ha hecho que la firma sea incapaz de entregar ahora mismo piezas como el Streamliner Centre Seconds Matrix Green.

Pero todo este éxito tiene una base muy sólida. Como nos recuerda Nicholas Hoffman, “la anterior dirección de H. Moser & Cie. tenía muy claro que debían producir sus propios movimientos. Decidieron tomar el camino más largo y creo que esto nos ha dado la legitimidad para después hacer cosas tan locas como el Swiss Mad, porque teníamos una manufactura detrás. En la actualidad tenemos catorce calibres propios fabricados todos ellos en nuestra manufactura de Schaffhausen”. Aunque el proyecto de autoabastecimiento de H. Moser & Cie. va más allá. 

(Casi) nadie más hace esto

Como bien sabemos, hay un buen número de firmas en Suiza que fabrican sus propios mecanismos. Lo que es más difícil de encontrar son casas que produzcan también sus espirales. H. Moser & Cie. es una de ellas y la razón de esta singularidad hay que encontrarla de nuevo en el renacimiento de la marca a comienzos del siglo XXI. Mencionábamos antes a Thomas Straumann. Quizás les sea un nombre familiar para algunos lectores. Su abuelo Reinhard fue el inventor del Nivarox, la aleación con la que están fabricados la gran mayoría de las espirales del mercado. Thomas Straumann decidió crear a la par que H. Moser & Cie. una fábrica dedicada en exclusiva a la fabricación de espirales, volantes y demás componentes del escape del movimiento.

H. Moser & Cie. es una de las poquísimas casas suizas que presumen de fabricar sus propias espirales.

Su nombre es Precision Engineering y también estuvo incluida en la operación de compra por parte de MELB Holding en 2012. “Sin duda es una parte fundamental de nuestro negocio”, nos cuenta Nicholas Hoffman. “Somos proveedores de más de una veintena de marcas del mercado, muchas de ellas grandes nombres. Hay que tener en cuenta que la producción de H. Moser & Cie. es de apenas 1,500 relojes y que en Precision Engineering fabricamos unas 250,000 espirales al año”. 

Con estas bases, es normal que H. Moser & Cie. esté considerada uno de los nombres a descubrir dentro del negocio relojero. También en México, puesto que la firma ha comenzado una nueva etapa en su distribución de la mano de Berger. El mejor modo de redescubrir una gran marca. 

Artículo anterior

Omega presenta su Speedmaster más exclusivo

Siguiente artículo

¿Por qué nos gusta el nuevo Autavia?

Notas relacionadas
Leer más

Aquaracer se apunta la moda superdiver

TAG Heuer se suma a la lista de firmas que ofrecen relojes de buceo de altas prestaciones. El Aquaracer Professional 1000 Superdiver esconde sus magníficas características para el buceo con un traje discreto y muy versátil.
Leer más

Gérald Genta, últimas confidencias. Primera parte

Es el año del Royal Oak, pero también de Gérald Genta, el genio del diseño relojero que creó uno de los relojes más icónicos de la industria suiza. Un maestro de las formas que se inspiró en Raymond Loewy para idear su estilo transgresor. Esta entrevista la dio a Tiempo de Relojes tres meses antes de fallecer. Merece la pena recuperarla.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share