A. Lange & Söhne y su haikú sajón

Pocos relojes son más reconocibles. Desde su lanzamiento en 1994 como emblema del renacimiento de la manufactura sajona, el Lange 1 se ha convertido en el modelo más representativo de A. Lange & Söhne. Es un icono incuestionable, no sólo por su diseño inconfundible, sino porque reúne todos los atributos que han llevado a la firma a ser uno de los nombres más reputados en el segmento de la Alta Relojería.

Como reconoció hace tiempo Wilhelm Schmid, CEO de A. Lange & Söhne, los relojes de la casa dan la imagen de fiabilidad y robustez que un cliente espera de un producto alemán, y eso mismo es lo que transmite el Lange 1. Su estética sobria es el mejor reflejo de un modo propio de hacer relojería según el legado de los talleres de Glashütte.

Con todas sus ventajas, esta personalidad tan definida significa algunos desafíos. Por ejemplo, ¿cómo se puede adaptar una presencia tan fuerte a la diversidad del mercado? O, dicho de otro modo, ¿puede el imponente Lange 1 amoldarse a la delicadeza del universo femenino? No ha sido fácil, pero el Pequeño Lange 1 Fases de la Luna demuestra que sí es posible y con resultados sobresalientes.

La clave para lograrlo ha sido mantener inalteradas las características fundamentales del original. Para empezar, la caja de la nueva referencia es un poco más pequeña que en la versión masculina, exactamente 1.7 milímetros, para tener un diámetro final apenas por debajo de los 37 milímetros. Estas medidas son suficientes para conservar la estética, a la vez que se reduce el volumen de la pieza, algo muy importante en un modelo femenino.

Por supuesto, están presentes los elementos que hacen distinguible al Lange 1, como su peculiar contador horario descentrado y la ventana de gran fecha, inspirada en el reloj de cinco minutos que el maestro sajón Johann Christian Friedrich Gutkaes realizó en el siglo XIX para la Ópera Semper de Dresde con ayuda de su pupilo, nada menos que Ferdinand Adolph Lange.

El espacio liberado en la carátula por la posición del contador horario permite incluir otras funciones en el Lange 1, como el indicador de la reserva de marcha de su calibre manual y el pequeño segundero, en este caso acompañado de las fases lunares.

Lo más interesante del nuevo Pequeño Lange 1 Fases de la Luna es cómo ha logrado convertirse en el reloj más femenino de la colección sin utilizar los recursos propios de este tipo de piezas, como es el uso de nácar y diamantes. Simplemente ha bastado recurrir a los códigos cromáticos del blanco y oro rosa, más cercanos a la Alta Costura que a la relojería tradicional, y completarlos con un grabado artesanal que recuerda a las exquisitas variaciones Handwerkskunst que la manufactura realiza en ediciones muy limitadas.

Quizás sorprenda la aparición camuflada de las fases de la luna, que prescinden del tradicional color azul para adaptarse al juego blanco y oro del resto de la esfera. La solución es asombrosa y demuestra el vigor de la imaginación de los técnicos de A. Lange & Söhne, porque no todo es tradición y clasicismo.

Artículo anterior

Vacheron Constantin lanza un Patrimony de platino sólo para coleccionistas

Siguiente artículo

Hublot continúa su fiesta de verano en las Islas Griegas

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes
Leer más

El toque excéntrico de Speake-marin

El twist extravagante de Speake-Marin llega al SIAR Summer Experience. Una dual time con un toque de menta y negro fuera de lo común.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share