Las buenas vibraciones de Richard Mille

Richard Mille vuelve a acudir a la cultura popular con motivo de los cincuenta años del Smiley. Con el sello de la casa, el reloj combina el humor con un nivel de acabado excepcional.

Entre las muchas barreras que ha superado Richard Mille a lo largo de su carrera, quizás sea la fusión de la cultura popular con la Alta Relojería la tendencia que más ha calado en el gran público. Porque, a diferencia de las colaboraciones con grandes deportistas, estas referencias “populares” incorporan el humor como gran reclamo, una decisión controvertida entre las marcas más respetables, pero que ha encontrado un gran predicamento en las firmas de autor como MB&F, H. Moser & Cie. o el emergente Konstantin Chaykin.

El RM 88 Automatic Tourbillon Smiley confirma, una vez más, que una sonrisa es la mejor compañía que puede encontrar un reloj; del mismo modo que el placer, en todas sus variaciones, es parte esencial de nuestra idea del lujo. La nueva pieza de Richard Mille Smiley se suma ahora a anteriores creaciones como el RM 68-01 Tourbillon Cyril Kongo o el RM 52-05 realizado en colaboración con el músico y productor Pharrell Williams; sin olvidar la espectacular serie Bonbon de piezas inspiradas en el mundo de los dulces. Todas ellas, como el nuevo RM 88, llenas de color, buen humor y la tecnología relojera más puntera. 

Tres años de desarrollo

Richard Mille ha aprovechado la celebración de los cincuenta años de la aparición del Smiley para hacer esta edición especial con el sonriente dibujo como gran protagonista. En apariencia, puede parecer un tema un poco frívolo. Puede ser, pero en Richard Mille se han tomado su desarrollo con extrema seriedad. Más de tres años se ha prolongado el desarrollo del RM 88 hasta dar con el resultado final. Un largo periodo de tiempo que tiene su explicación en la búsqueda del modo de incorporar los elementos decorativos en el interior del mecanismo y, lógicamente, la realización de estos; todos hechos a mano por el grabador Olivier Kuhn

El RM 88 Automatic Tourbillon Smiley es como el El jardín de las delicias, el famoso cuadro de El Bosco expuesto en el madrileño Museo del Prado. Hay que ver la carátula en su conjunto y, a la vez, disfrutar de cada detalle. Son muchos los secretos que guarda el RM 88 en su interior. En primer plano encontramos un radiante Smiley de oro amarillo, acompañado de un arcoíris pintado a mano sobre un puente que ha sido incluido exclusivamente para el sostén de las diferentes microesculturas.

Unos días llueve y en otros sale el sol

Si nos fijamos con atención encontraremos un tourbillon. Está enmarcado en una jaula de tourbillon con PVD negro y oro. No es un tourbillon normal. Su plano superior está decorado con un disco de segundos que alterna la lluvia y el sol cada minuto. Como la vida misma. 

La caja es una combinación de materiales, acorde con la línea estratégica de Richard Mille en los últimos años. El frontal y el fondo están realizados en cerámica blanca, mientras la carrura central es de oro rosa, rematada con una corona bicolor y grabada con la imagen una vez más de Smiley. La correa amarilla es el remate perfecto para la imagen colorista y alegre de un reloj que hace del buen humor su principal razón de ser. 

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

RICHARD MILLE RM 88 AUTOMATIC TOURBILLON SMILEY

    
Movimiento:
   
CRMT7 de carga automática, 50 horas de reserva de marcha.
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos e indicador de función
   
Caja:
   
Cerámica blanca ATZ y carrera de oro rosa, 48.15 x 39.74 x 13.30 mm. Hermeticidad hasta 30 metros.
   
Carátula:
   
Sin carátula. Decoración con miniaturas pintadas y colocadas a mano, realce de titanio negro engastado con diamantes y zafiros.
   
Versiones:
   
50 piezas.
   
Precio:
   
1.2 millones USD.

Artículo anterior

Un "destro" (5375P) entre las Grandes Complicaciones de Patek Philippe

Siguiente artículo

Cuervo Sobrinos resucita el alma de Hemingway

Notas relacionadas
Leer más

Hielo sobre nieve

Es temporada de esquí, así que fuimos a Jackson Hole con un reloj que resulta el cómplice ideal, el Montblanc 1858 Iced Sea.
Leer más

Su próximo reloj será usado

Según la consultora LuxeConsult, el mercado de relojes de segunda mano triplicará su tamaño en la próxima década y superará incluso al mercado de relojes nuevos.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
35
Share