Montblanc conquista el desierto

Un nuevo capítulo del espíritu de exploración de la marca: el desierto de Gobi, al norte de China y al sur de Mongolia. Y así luce el nuevo Montblanc 1858 Geosphere Limited Edition 1858. Es la última expedición de Montblanc tras conquistar montañas, bosques y glaciares. La inspiración viene comandada por Reinhold Messner, el primer explorador que recorrió completamente solo a pie los 2,000 kilómetros de esta región desértica de arena y rocas que atravesaba la mítica “Ruta de la Seda”. Montblanc conquista el desierto con Messner.

“A Gobi no se le puede ganar, porque la mirada a este vacío es casi insoportable”, escribió más tarde Messner en el libro “Gobi”. Sin embargo, este paraje sublime de clima hostil sí puede ser inspirador para crear una nueva pieza. Montblanc 1858 Geosphere sigue cobrando protagonismo como reloj clave de la firma con esta nueva edición limitada que rinde tributo a las cinco semanas de travesía de Messner en el Gobi. Reproduce el color del terreno rocoso y lo presenta en caja de bronce pulido (chorro de arena) con bisel de cerámica marrón. La esfera lacada adopta también un juego de tonalidades especiales entre el marrón ahumado y el beige.

Flaming Cliffs

Sin embargo, lo más significativo está grabado en el fondo de la caja. Un grabado único que muestra los espectaculares acantilados llameantes del desierto de Gobi, conocidos como Bayanzag, en la ruta que Messner realizó. Son muy famosos por los importantes descubrimientos del paleontólogo estadounidense Roy Chapman Andrews, quien en 1920 encontró huevos de dinosaurios fosilizados y especímenes de Velociraptors. Y justo esos colores vivos rojo o naranja se iluminaban como fuego al atardecer, de ahí el nombre “Flaming Cliffs” que le dio Chapman al lugar. Una reproducción realista en tres dimensiones que Montblanc ha logrado gracias al uso de técnica láser sobre el fondo de titanio. Los propios colores se crean con un proceso de oxidación generada por láser. También exhibe una brújula con la rosa de los vientos con patrones adoptados de adornos tradicionales de Mongolia.

Este Montblanc 1858 Geosphere Limited Edition 1858 monta de nuevo el característico calibre automático MB 29.25 con los dos hemisferios que giran en la esfera. Una perspectiva funcional de la lectura de las diferentes 24 zonas horarias con la indicación de día/noche, así como la segunda zona horaria en el disco de las 9 h., usada como hora local, ligada a la ventana de fecha las 3 h. Una robusta pieza en 42 mm, hermética a 100 metros, con correa de piel de becerro marrón Sfumato. Con el histórico logo de la firma a las 3 h, Montblanc conquista el desierto ahora con otra nueva herramienta de exploración. Una edición limitada de 1,858 ejemplares. Esta edición en bronce luce realmente bien frente a las ediciones precedentes. Resurge con mayor aura estética esos honores eternos a los instrumentos militares de Minerva. Una complicación de hora universal con un toque robusto realmente logrado.—Leslie López

Artículo anterior

Puro amor al cronógrafo

Siguiente artículo

El lujo responsable del Tank Must de Cartier

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share