Orb, el último (y alucinante) juguete de MB&F

La colaboración con la casa L’Epée 1839 brinda la oportunidad a MB&F de lanzar su primer reloj de mesa con sonería.

No todas las grandes novedades de Geneva Watch Days están pensadas para ser llevadas en la muñeca. Espíritu libre de la Alta Relojería, MB&F ha querido aprovechar las jornadas ginebrinas para presentar su última colaboración con L’Epée 1839. Es la decimocuarta ocasión que la firma de Maximilian Büsser y la afamada casa de relojes de mesa se asocian en la creación de una pieza especial. Pero este MB&F Orb, que es el nombre elegido que han elegido para este curioso artefacto, tiene algo especial al ser el primero en incluir sonería. Ya advertimos que no es la única sorpresa que nos depara el reloj. 

primer plano del orb cerrado
Orb en su posición cerrada. En esta disposición el diámetro del reloj es de apenas 17 centímetros.

No ha sido fácil poder disfrutar en vivo del Orb estos días de Geneva Watch Days. “Casi no llegamos”, confiesa Arnaud Légeret al periodista. Arnaud trabaja en el equipo de comunicación de MB&F. Él es encargado de comentarnos las características de la pieza. “Recibimos las dos piezas hace un par de días y debo confesar que es un prototipo. Aún tenemos que hacer algunos ajustes, pero muy pronto Orb estará disponible para los todos los clientes”. Son cambios importantes para sus responsables, pero que nos permiten hacernos una idea de lo que nos proponen MB&F y L’Epée 1839 en su nueva locura. Y el resultado nos gusta. 

A diferencia de la norma de secretismo que impera en el sector, MB&F siempre ha publicitado quiénes son las personas implicadas en sus creaciones. En el caso del MB&F Orb han contado con la ayuda del diseñador alemán Maximilian Maertens. El ‘otro’ Max, para no confundirnos con el fundador de la firma, ya había colaborado anteriormente con MB&F en la realización del T-Rex y TriPod, dos piezas también pertenecientes a la serie asociación con L’Epée 1839.

inspiración natural

Maertens ha entendido a la perfección el concepto lúdico que esconden todas las referencias de MB&F y lo aplica a MB&F Orb con una estructura movible que permite colocar el reloj de múltiples formas. Se puede poner completamente cerrado sobre el soporte que lo acompaña, inclinado o abierto como si fuera una araña. “Cada cliente es libre de usarlo como quiera. Funciona igual en todas las posiciones”. Para cambiar la imagen del reloj simplemente hay que mover las hojas que protegen el mecanismo. “Están fabricadas en aluminio y sin duda ha sido la más complicado de desarrollar de todo el reloj”, comenta Légeret. Por cierto, el nombre dado por MB&F a estas finas laminas lacadas es élitro, que son las corazas que protegen las alas de ciertos coleópteros como el escarabajo. La inspiración de la naturaleza siempre está presente en las creaciones de la marca. 

Centrados en el mecanismo, ya decíamos antes que tiene como novedad el ser el primer movimiento con dispositivo de sonería fabricado por L’Epée 1839 para MB&F. Se trata de una sonería al paso que indica con tañidos el cambio de hora, más un toque único en las medias. Es un sistema empleado antiguamente por L’Epée en sus relojes de carruaje. Por supuesto, el dispositivo se puede poner en silencio para que no suene por la noche. 

Versiones en blanco y negro

El diámetro del MB&F Orb en su posición cerrada es de 17 centímetros. Abierto, el reloj alcanza un altura de 24 centímetros por un diámetro de 30. El peso total es de 1.9 kilos. En cuanto a la maquinaria, incluye 300 componentes y 17 rubíes. Cuenta con dos barriletes de carga que ofrecen una reserva de marcha máxima de ocho días. Este tiempo puede variar dependiendo del uso que hagamos de la sonería. Como es habitual en las creaciones de MB&F x L’Epée 1839, el mecanismo queda al aire cuando los élitros están desplegados. Hay que tener cuidado con las manos infantiles y los curiosos que tienden a meter el dedo en los aparatos que acaban de descubrir.

el volante queda libre una vez los élitros están abiertos
Detalle del órgano regulador, con una frecuencia de 18,000 alternancias a la hora, colocado sin protección para no perder detalle de su vaivén.

Del reloj Orb se han presentado dos versiones según el acabado de los élitros. Son 50 piezas en negro y 50 en blanco. Personalmente nos gusta más la versión en blanco, aunque aquí esto depende exclusivamente del gusto del comprador. El precio publicado del reloj es de 30,700 francos suizos, impuestos incluidos. No es barato, pero sí mucho más accesible que la gran mayoría de las referencias que MB&F en su colección de relojes de pulsera. 

Artículo anterior

El mejor reloj del año está aquí

Siguiente artículo

Diego boneta protagoniza campaña de bodas con Berger

Notas relacionadas
Esfera inspirada en los antiguos cronógrafos
Leer más

El glorioso renacimiento del Chronoscope de Omega

Otro apellido ilustre que Omega recupera. Chronoscope es el nombre elegido para su nuevo cronógrafo Speedmaster. Una pieza de gusto retro con una curiosa carátula y movimiento manual.
Leer más

MAXIMALISMO RAINBOW

La osadía de Hublot toma forma en su Big Bang Integral Tourbillon Rainbow. Todos los matices del espectro del arcoíris en dos piezas únicas.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share