Profundo carmesí

El flujo imparable del tiempo es un círculo que abraza el principio y el fin de forma eterna. La versión del H20 de HYT, con su propio fil rouge, declina su modelo emblemático en un color que también es eterno por su significado, el rojo intenso y vital. Esta nueva edición limitada de cinco piezas celebra la gran capacidad de la serie para dar forma al pasado, presente y futuro de la marca. Siguen las complicidades del ADN de la casa: visualización de la fugacidad del tiempo usando líquidos y representación hipnótica de la transparencia tridimensional. Como dicen desde la compañía, en la creación del primer H20, el arte encontró a la ciencia y se formó una hermosa relación. Han pasado ya dos años de la aventura de este modelo y las versiones siguen sorprendiendo.

El diseño del H20 resiste el paso del tiempo a la perfección, como un canto rodado que va perfeccionando fondo y forma. En este último modelo, una línea roja lacada guía el ojo en su recorrido de 360° a través del tiempo, alrededor del borde del cristal abombado.

El reloj funciona con calibre manual y tiene 192 horas de reserva de marcha. El  módulo microfluídico patentado es tubo capilar de vidrio de borosilicato, nanorrevestimiento interior con fuelles metálicos multica y dos líquidos no miscibles, uno transparente y otro con un colorante muy resistente. La caja de acero y revestimiento de DLC negro tiene acabados pulidos y satinados y mide 51 mm.

Este remonta la corona y desciende desde ella, mientras que unos índices rojos nítidos coronan los números que circulan por la caja. HYT retrata con consistencia la fascinante interacción del espacio y el tiempo y demuestra que esta relación no se puede observar nunca como una instantánea bidimensional vista de frente durante un único instante.

El H20 traduce el lenguaje de la transparencia directamente en la esfera, permitiendo una vista clara del funcionamiento del reloj. La perfecta colaboración del módulo fluídico patentado de HYT y el movimiento mecánico especialmente desarrollado por APRP adoptan un papel principal. La posición angular de los dos fuelles multicapa destaca la tridimensionalidad. Este reloj ha elegido un rojo fluido y vibrante para documentar el tiempo transcurrido, lo que conduce a un futuro de claridad en forma de líquido incoloro. El dinamismo de los detalles rojos destaca sobre un fondo negro.

Deja un comentario
Artículo anterior

La (sencilla) perfección de un cronógrafo rattrapante

Siguiente artículo

Un Omega Speedmaster Alinghi para volar sobre el mar

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share