Alma latina universal

Una pieza única. Récital 26 Brainstorm® Chapter Two LATAM Edition celebra en nuestra región los 200 años de vida de Bovet 1822

México, Tulum y Los Cabos en las horas universales de Bovet. El espíritu cosmopolita de una histórica firma que celebra sus 200 años de vida con esta pieza especial Récital 26 Brainstorm® Chapter Two LATAM Edition. Verde como la sublime naturaleza salvaje de la selva y los bosques de nuestra región. Alma latina universal. Y una creación totalmente transparente para liberar el alma del tiempo y revelar la exuberancia mecánica de una pieza técnicamente sobresaliente que fue galardonada como “Mechanical Exception” en el Gran Premio de Relojería de Ginebra de 2020. Una pieza que se exhibe actualmente en el SIAR Summer Experience.

La firma que dirige Pascal Raffy celebra su 200 aniversario y vive una época dorada. Un compromiso creativo que mantiene su espíritu abierto al mundo, la excelencia artesanal y el desarrollo de movimientos precisos con sólida base técnica. Los tesoros que Pascal Raffy guarda en el Château de Môtiers reproducen con éxito esa gran aventura existencial, creativa y comercial que llevó a Edouard Bovet a China hace dos siglos con guardatiempos que enaltecían el arte de la relojería suiza con acabados minuciosos y enriquecidos detalles. La firma realiza ahora un viaje directo al corazón de esta región para poner en valor su incomparable legado. Este Récital 26 Brainstorm® Chapter Two LATAM Edition luce una estética neoclásica revitalizada de modo muy expresivo gracias a la singularidad del alma latina.

Tradición e innovación que seduce a la primera mirada. Tras la fructífera experimentación con la caja “dimier” de zafiro patentada que vimos por primera vez en el Récital 26 Brainstorm® Chapter One, Bovet buscó nuevas posibilidades expresivas en su diseño atril, que presenta el reloj mejor ajustado a la posición natural de la lectura en la muñeca. Y, de manera consecuente, nacía el Récital 26 Brainstorm® Chapter Two en 2019. Una pieza alta complicación con más funciones y elevada complejidad mecánica con tres patentes: tourbillon volante de doble cara, fase de luna tridimensional y hemisférica, y sistema de lectura radial para la hora universal imaginada por el propio Pascal Raffy. Una lectura intuitiva de las 24 zonas horarias que, de forma inédita, concede el protagonismo a ciudades de latitudes cercanas en nuestro continente: México, Tulum y Los Cabos, así como Buenos Aires y Caracas.

Diseño de Bovet

Una aguja tridimensional en forma de V permite seleccionar la zona horaria mostrada. Su forma de cúpula ayuda a una legibilidad óptima. Y ese mismo diseño mantiene las proporciones armónicas de forma simétrica con la indicación de fases lunares. La superficie del suelo lunar se graba a mano antes de aplicar el material luminiscente, también aplicado manualmente. Las dos ventanas circulares que sobresalen de la cúpula permiten leer la edad de la luna según la orientación específica de su creciente, ya sea en el hemisferio norte o en el hemisferio sur. A la par, las cúpulas del segundo huso horario y la fase lunar giran mediante su mecanismo también patentado de sistema radial. Se trata de un dispositivo técnico con tres rubíes ajustables que regula y garantiza la rotación, limita la fricción y ha permitido de ampliar el volumen interior de las esferas.

En el universo de los relojes exquisitos, la ingeniería es sustancialmente bella, o no es ingeniería. La esfera de este Chapter Two LATAM Edition está concebida como un domo y su carátula, de sofisticada arquitectura, se resuelve con equilibradas proporciones y legibilidad óptima de todas sus funciones. Su calibre manual (17DM06-TEL) está fabricado completamente in house. De exigente precisión cronométrica, su fase lunar solo requiere corrección de un día cada 127 año. Y, propio de las características de las piezas de Bovet, su duradera energía cuenta con marcha para cinco días con un único barrilete. El color verde cobra protagonismo en la carátula descentrada a las 12 h para la indicación de las horas y los minutos. Y la pieza se convierte en un escenario espectacular para gozar de sus acabados desde todos los ángulos, incluido el fondo. Exhibe platina, puentes minuciosamente decorados hasta sus últimos detalles y el grabado manual de la parte trasera del tourbillon volante.  

Aventura de dos siglos

La casa Bovet alcanzó el mayor reconocimiento de toda la comunidad relojera cuando su Récital 22 Grand Récital obtuvo el Aiguille d’Or en el Grand Prix d’Horlogerie de Genève en 2018. “Bovet merece estar donde está, en la posición más alta de la relojería, y haré todo lo que esté a mi alcance para impulsar a Bovet hacia adelante, optimizando a mi equipo y a los artesanos internos”, afirma Pascal Raffy, propietario de la marca. Y vaya si lo ha logrado desde que tomara las riendas hace 20 años. El resultado de este compromiso inequívoco ha permitido a Bovet cosechar numerosos reconocimientos y premios en sus creaciones tanto masculinas como femeninas durante el último lustro. Una producción que la maison ha logrado verticalizar completamente con la fabricación de las piezas de cada reloj en su manufactura Dimier 1738 de Tramelan. En 2006, además, adquirió el monumental Castillo de Môtiers en Neuchâtel para convertirlo en centro neurálgico.

Producción limitada anualmente y una de las pocas firmas con la capacidad de fabricar sus propias espirales y órganos reguladores en Suiza. “Amo esta marca y, en consecuencia, presto atención a cada detalle y aspecto de la creación de nuestros relojes”, confiesa Raffy. Aquel negocio de los cinco hermanos Edouard, Frédéric, Alphonse, Gustave y Charles mantiene vivo su espíritu independiente en manos de los cinco miembros de la familia Raffy. El joven Edouard Bovet abandonó su pueblo natal de Fleurier con sus hermanos Alphonse y Frédéric en 1814 rumbo a Londres, epicentro comercial entonces para la relojería europea. Y en 1818, con solo 21 años, Edouard Bovet se lanzaba a China a bordo del Orwell, un barco perteneciente a la Compañía de las Indias Orientales, que llegó el 16 de agosto a Cantón, el punto obligatorio de entrada para las mercancías que llegaban de Europa.

Rápidamente vendió cuatro relojes de bolsillo por la suma de 10,000 francos suizos —el equivalente a un millón de francos actualmente—. La marca nacería en 1822 con el alto valor que aún conserva. Hoy este Récital 26 Brainstorm® Chapter Two LATAM Edition llega a nuestro continente desde Fleurier bajo su universal aura cosmopolita y una suntuosidad elegante propia de aquel legendario carácter épico. Técnicas artesanales, trabajo manual y el latido de la permanente búsqueda de la excelencia. Clasicismo movido por conceptos innovadores que han contribuido a perfeccionar la relojería mecánica contemporánea. “Swiss Handcrafted”, el sello inequívoco de Bovet 1822.

Artículo anterior

Alianza virtuosa

Siguiente artículo

Mucho más que un toque ‘fashionist’ de Purnell

Notas relacionadas
Leer más

El poder del imperio romano

Cuando la joyería y la alta relojería de Bulgari se encuentran. Octo Roma Emerald Grande Sonnerie proclama el cénit de la mecánica de la firma italiana.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share