Rolex Day-Date, el nuevo traje del emperador

El Day-Date es el reloj más exclusivo de Rolex, mucho más en su versión platino. Los modelos fabricados en este material incorporan por primera vez el característico bisel estriado de la firma.

Bien conocida por sus modelos profesionales, Rolex también marca tendencia en el segmento de clásicos. El caso más evidente ha sido el Oyster Perpetual, un reloj que ha visto crecer su demanda de manera desproporcionada en los últimos tiempos con la llegada de la nueva oferta de carátulas. Ahora llega el turno del modelo más exclusivo de toda la colección, el Day-Date, y lo hace en su versión más exquisita. 

Para los menos familiarizados con la familia Rolex, quiero recordarles que el Oyster Perpetual Day-Date se coloca en la cúspide del catálogo de la compañía. Entre sus características únicas encontramos su doble ventana de fecha y día de la semana y su realización exclusivamente con metales preciosos: no existe ningún Day-Date en acero. El Day-Date fue presentado en 1956 y desde entonces ha ocupado un lugar de privilegio en la trayectoria de Rolex. El destino (y su precio) ha querido que sea un modelo habitualmente vinculado con las personas de poder, razón por la cual se le conoce como “el reloj de los presidentes”. Entre todos los Day-Date, las versiones más especiales son las fabricadas en platino, el metal precioso más deseado del mercado. 

Imposible de realizar hasta ahora por motivos técnicos, por fin Rolex ha incorporado el bisel estriado a sus Day-Date de platino.

Muy pocas firmas del mercado se atreven a realizar relojes en platino. La causa más evidente es su escasez, lo que se traduce en unos precios superiores a los fabricados en oro. Otra razón es su compleja manipulación. Su dureza limita mucho la creatividad de los diseñadores de relojes. Por ejemplo, Rolex ha venido ofreciendo hasta ahora sus relojes de relojes de platino con el bisel liso ante la dificultad de fabricarlos en formato estriado, uno de los grandes iconos visuales de Rolex desde su aparición en su catálogo en 1926

Un metal precioso, casi imposible de trabajar

O al menos así había sido hasta ahora, porque la firma de la corona ha corregido este problema y por fin lo ha incorporado a su oferta Day-Date de platino. En consecuencia, los modelos de bisel liso ya han desaparecido de su catálogo.

El bisel estriado convierte la luz en un elemento estético más del reloj. El reflejo de sus múltiples facetas cambian la fisonomía de la caja a cada momento. Este efecto visual queda aún más marcado en esta versión platino al aprovechar las características visuales de este metal en comparación con el oro o el acero.

El Oyster Perpetual Day-Date de platino está disponible con caja de 36 y 40 milímetros de diámetro; en ambos casos siempre con el mencionado brazalete President. Este brazalete fue estrenado el mismo año del Day-Date y destaca por su gran comodidad. Este apartado mejoró considerablemente cuando Rolex comenzó a usar inserciones de cerámica en las juntas de sus eslabones semicilíndricos.

El brazalete President solo lo encontramos en los Day-Date y Datejust elaborados en materiales preciosos. Siempre viene acompañado del icónico cierre desplegable Crownclasp.

Las opciones para personalizar el reloj quedan limitadas al acabado de la carátula. Hasta doce acabados diferentes están disponibles en la versión de 40 milímetros. Entre todas ellas destacan las tres realizadas en azul glaciar. La razón vuelve a ser la exclusividad: Rolex ofrece este acabado de carátula únicamente en los relojes fabricados en platino. Es una más de las curiosidades de Rolex que tanto gustan a los apasionados de la firma de la corona. 

Día de la semana en 26 idiomas

Aunque si hay un detalle en el cual destaca el Day-Date, sin duda éste es la ventana de día de fecha. Al reloj se le considera la última gran creación de Hans Wilsdorf. Suyo fue el empeño de incluir el nombre completo de cada día de la semana, cuando lo habitual en relojería es limitarse a una abreviatura. Además de su peculiar estética, la ventana de día de la semana tiene la particularidad de estar disponible en 26 idiomas. Es, sin duda, uno de los ejemplos más famosos de personalización de la historia de la relojería.

El Osyter Perpetual Day-Date equipa el conocido calibre 3255, presente en el catálogo de Rolex desde 2015.

No hay cambios en el apartado técnico. El Oyster Perpetual Day-Date lleva calibre 3255, estrenado por Rolex en 2015 y perteneciente a la nueva generación de movimientos de la firma. Cuenta con escape Chronergy, espiral Parachrom y reserva de marcha estimada de 70 horas. Por supuesto, hablamos de un mecanismo con certificación cronómetro superlativo, con una desviación controlada dentro de un parámetro de -2/+2 segundos.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Rolex Oyster Perpetual Day-Date

    
Movimiento:
   
Calibre automático 3255, 70 horas de reserva de marcha, 28,800 alt/h, certificado cronómetro superlativo.
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos, fecha y día de la semana.
   
Caja:
   
Platino, 40 mm de diámetro, hermeticidad de 100 metros, cristal de zafiro con lente Cyclops.
   
Carátula:
   
Azul glaciar brillante, números y agujas de oro blanco, aguja de segundos con PVD azul.
   
Correa:
   
Brazalete President de platino, cierre invisible Crownclasp.

Artículo anterior

El Royal Oak de Gérald Genta se vendió por más de 2 millones de dólares

Siguiente artículo

Gérald Genta, últimas confidencias. Primera parte

Notas relacionadas
Leer más

Aquaracer se apunta la moda superdiver

TAG Heuer se suma a la lista de firmas que ofrecen relojes de buceo de altas prestaciones. El Aquaracer Professional 1000 Superdiver esconde sus magníficas características para el buceo con un traje discreto y muy versátil.
Leer más

Gérald Genta, últimas confidencias. Primera parte

Es el año del Royal Oak, pero también de Gérald Genta, el genio del diseño relojero que creó uno de los relojes más icónicos de la industria suiza. Un maestro de las formas que se inspiró en Raymond Loewy para idear su estilo transgresor. Esta entrevista la dio a Tiempo de Relojes tres meses antes de fallecer. Merece la pena recuperarla.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share