chronoswiss

El safari urbano y extravagante de Romain Jerome

La irreverencia de Romain Jerome no tiene límites. Después de lanzar un tourbillon pieza única con la carátula poblada por los personajes de Pokémon magníficamente esmaltados, ahora presenta dos modelos de un reloj nuevo bautizado como Steampunk Urban Safari.

Lo que a primera vista parece un capricho para llamar la atención, retar los convencionalismos y provocar más de un infarto entre los puristas, es también un ejercicio de reflexión que amalgama expresiones culturales contemporáneas y rompedoras con un oficio de tradiciones tan arraigadas como la relojería.

La colección Steampunk de la marca se llama así por el movimiento del mismo nombre que nació en la literatura de ciencia ficción de la década de 1980 y se ha extendido al cine, el diseño, la moda y el arte, entre otras disciplinas. Se inspira en la estética victoriana, la revolución industrial y las máquinas de vapor, pero con el enfoque futurista de las novelas de Julio Verne y H.G. Wells.

En Steampunk Urban Safari este estilo se une a otro conocido como Sape (Société des Ambianceurs et des Personnes Elégantes), una subcultura de moda arraigada en las ciudades de Kinsasa y Brazzaville en la República Democrática del Congo y República del Congo, respectivamente.

Sape busca replicar la elegancia de los primeros colonizadores de aquella región africana. Con esto la gente de esos países “combate sentimientos de inferioridad fomentados por el colonialismo francés y belga”, según el historiador Didier Gondola en su texto La Sape Exposed!: High Fashion Among Lower-Class Congolese. Tiene profundas raíces históricas y culturales y es una expresión contra el conformismo social y estético, al igual que el steampunk.

El toque Sape del Steampunk Urban Safari es el exuberante patrón de leopardo de la correa de aligátor y los numerales romanos VI y XII. No hay forma de que el reloj pase desapercibido, pues su caja mide 50 milímetros de diámetro. La esfera, como es característico de esta línea, se integra al mecanismo de carga automática Swiss Made.

Los diferentes acabados y elementos del mecanismo, como el perlado, las tuercas o los pistones, crean un efecto de profundidad. El patrón de leopardo fue pintado a mano por el artesano suizo André Martínez.

En la versión sin diamantes, el bisel está hecho en acero oxidado con recubrimiento PVD negro. Este modelo se lanza en una edición limitada a 25 ejemplares.

Para los que quieren algo más exclusivo y llamativo, de la otra referencia se hicieron sólo cinco piezas y en el bisel de oro rojo tiene 285 diamantes engastados.

Ambos guardatiempos ofrecen una reserva de marcha de 48 horas, son herméticos hasta 30 metros e indican horas, minutos y pequeños segundos a las 9 horas. Las manecillas tienen acabado en oro negro o rojo, y la corona es de acero u oro rojo con recubrimiento PVD e incrustación de caucho.

Artículo anterior

Girard-Perregaux toca la luna

Siguiente artículo

Bulgari conquista América con un destello azul y negro

Notas relacionadas
Leer más

“Voy adonde haga falta”

Una entrevista Con Audrey Raffy, nombrada vicepresidente de Bovet 1822. La nueva generación familiar de la firma independiente del castillo de Môtiers
Leer más

Puebla “Attack Mode”

El joven Pascal Wehrlein, del TAG Heuer Porsche Formula E Team, ganó el e-Prix de Puebla de la Formula E, pero fue descalificado.
imagen frontal del Bubble X Ray
Leer más

Vuelve Corum Bubble, el reloj más irreverente

El Corum Bubble es uno de los relojes más originales y divertidos del siglo XXI. Una edición limitada con la imagen de una calavera luminiscente celebra los 21 años de su lanzamiento.
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share