De Suiza a China: la odisea de Edouard Bovet

En El Héroe de las Mil Caras, el mitólogo estadounidense Joseph Campbell desarrolla el concepto de monomito, donde explica la existencia de un patrón narrativo repetido en todas las historias y mitos populares, conocido como el viaje del héroe, ciclo de 12 estadios que conforman el camino de una leyenda. Este esquema puede ser perfectamente observado en una odisea que hoy cumple 200 años, realizada por uno de los personajes más importantes de la relojería: Edouard Bovet.

Edouard Bovet.

El primer paso del esquema de Campbell tiene por nombre mundo ordinario, que es la presentación del mundo normal del héroe antes de la aventura. En el caso de Bovet, hablamos de la comuna de Fleurier, Suiza, donde desarrolló su amor y conocimiento horológico. A los 17 años, acompañado por sus hermanos Alphonse y Frédéric, se mudó a Londres, que en 1814 era el centro de la relojería europea.

Los navíos comerciales que llegaban a China procedían de lugares como Francia, Estados Unidos y el Reino Unido.

En 1818 vendría la llamada a la aventura, segundo estadio de Campbell, pues con apenas 21 años, Edouard fue enviado a China como representante de un negociante inglés. Bovet llegó a Canton en agosto y rápidamente vendió cuatro relojes por 10,000 francos suizos, que hoy equivaldrían a un millón. Al notar el potencial del mercado chino, Edouard fundó la Maison Bovet en 1822 junto a sus hermanos. Su nombre se expandió de Fleurier a Londres y de ahí a Cantón.

El puerto de Canton, lugar oficial de arribos comerciales.

Otro de los estadios de Campbell es conocido como pruebas, aliados y enemigos, donde el héroe enfrenta retos, encuentra aliados y supera enemigos, con tal de aprender las reglas del mundo especial donde vive la aventura. Edouard logró colar varios secretos de la cultura china en sus relojes, como los adornos puestos en biseles, cajas y movimientos, lo cual los hizo muy exitosos en el lejano oriente.

Una muestra del éxito de los Bovet en Asia: certificado de originalidad de las creaciones de la casa escrito en chino.

La recompensa es otro escalafón en el viaje del héroe, al cual le sigue el camino de vuelta al hogar. Edouard amasó una fortuna durante sus viajes  y estancias en China, con la cual pudo asentarse en Fleurier y convertir a la empresa familiar en una de las más prestigiosas a nivel mundial. El ciclo del héroe completado.

Para celebrar 200 años de la hazaña de Bovet en China, la casa lanza este reloj inspirado por los viajes trasatlánticos.

Para conmemorar el bicentenario de esta hazaña, Pascal Raffy y los artesanos de la casa han creado una pieza dedicada a los viajes por el mundo, la cual cuenta con triple zona horaria con mapas hemisféricos de la Tierra, agujas en el reverso para indicar el tiempo en ambos lados del movimiento y reserva de marcha de diez días en una caja convertible Amadeo, tecnología patentada por la casa que permite transformar el reloj de pulsera en uno de mesa o bolsillo sin necesidad de herramientas extra.

El reloj está disponible en dos versiones: oro rojo de 18 quilates y oro blanco.

El Amadeo Fleurier Edouard Bovet 10-Day Triple Time Zone Flying Tourbillon with Hemispherical Earth Maps and Reversed Hand-Fitting 3 Times Patented no sólo tiene un gran nombre, sino grandes cualidades, además de las ya citadas. Por ejemplo, posee dos versiones (oro blanco y oro rojo de 18 quilates), resistencia al agua de 30 m, movimiento manual calibre 16BM04-TT, tourbillon volante de un minuto, esferas azul guilloché, funciones de horas, minutos y segundos, indicador de día noche, disco con la hora de 24 ciudades, indicador de reserva de marcha y luminiscencia. Toda una oda a la tradición centenaria (y legendaria) de Edouard Bovet.

La pieza está dotada con tecnología Amadeo, que le permite transformarse de reloj de pulsera a reloj de bolsillo o mesa, además de contar con luminiscencia. 

 

Artículo anterior

Zhang Yimou, ganador del Glory to the Filmmaker de Jaeger-LeCoultre

Siguiente artículo

Selleria Stitches, la modernidad artística de Fendi

Notas relacionadas
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share