chronoswiss
El relo avión de L'Epée en version acero y azul

time flies o cómo meter un avión en casa

La firma de relojes de mesa lanza su última locura en forma de avión. Que no nos confunda su apariencia de juguete: el Time Flies es un reloj mecánico con ocho días de reserva de marcha.

No hace falta tener el carné de piloto para ser un amante de los relojes de aviación. De hecho, es muy posible que la mayoría de las personas que compren piezas tan fabulosas como el SuperChronomat de Breitling lo más cerca que estén de la cabina de un avión sea en la primera fila de Business tomando champán. El Time Flies en un avión de juguete. Esta observación no es para nada un reproche. Todo lo contrario: nos ayuda a entender el concepto que hay detrás de cada reloj de L’Epée 1839 como alegoría de nuestra niñez, la etapa vital donde la fantasía juega un papel más importante. 

El Time Flies visto de frente
Más que un reloj, el Time Flies parece una antiguo juguete infantil.

Fundada en 1839, L’Epée lleva casi dos siglos fabricando los relojes de mesa más reputados de Suiza. A pesar de esta sólida trayectoria, la firma ha sabido reinterpretarse de la mano de esta relojería artística de cierto carácter lúdico. Esta vía de trabajo comenzó con la colaboración con Maximilian Büsser y sus fantásticos robots y naves espaciales que parecían salidos de una antigua película de ciencia ficción. El éxito de esta colaboración ha motivado a L’Epée a buscar nuevos nombres con los que colaborar. Es el caso del Time Flies, en cuya realización ha trabajado en asociación con la prestigiosa escuela ECAL de Lausana y la joven diseñadora francesa Juliette Lefèvre

Un juguete por dentro

Muchos recordarán de su niñez los aviones de cuerda en cuyo interior guardaban un mecanismo que accionaba el giro de la hélice. El Time Flies parte de la misma idea, aunque con dos importantes diferencias: el mecanismo es mucho más complicado y todos sus componentes quedan a la vista del feliz espectador. No es un reloj pequeño. Su longitud supera ligeramente los 35 centímetros, mientras la envergadura alcanza los 44 centímetros. Su peso total ronda los 3 kilos dependiendo del metal escogido para su fabricación. 

Vista cenital del Time Flies
La indicación de la hora queda bien disimulada en el morro del avión.

El fuselaje cumple la función de jaula de protección del mecanismo. Este se ha fabricado con un total de 370 componentes realizados en acero y latón. Cuenta con 22 rubíes y ofrece una reserva de marcha de 8 días. De su correcto funcionamiento se encarga un volante que gira a 18.000 alternancias a la hora. Es una frecuencia bastante alta para un reloj de mesa, quizás explicada por el pequeño diámetro del volante. Lo vemos en la parte superior del avión, en el espacio correspondiente a la cabina. 

La posición del piloto es la más cómoda para consultar la hora, que para eso estamos hablando de un reloj. De las indicaciones se encargan dos discos de acero con recubrimiento PVD negro. Es la misma disposición que ya hemos visto en piezas anteriores como el Time Fast D8, aunque en esta ocasión se nos hace un poco más complicada la lectura dada su posición vertical y no horizontal. Será este el último de los problemas de su dueño, que lo más seguro es que prefiera consultar su reloj de pulsera para saber la hora exacta. El Time Flies no juega en la liga de funcionalidad, ni falta que le hace. 

Una posición inusual del Time Flies de L'Epée
El radiador del frontal sirve para dar cuerda al reloj y ajustar la hora.
Cuatro versiones en edición limitada

Como buen juguete, el Time Flies quiere ser lo más realista posible, motor incluido. El radiador que aparece entre la hélice y los discos horarios es una pieza funcional de gran importancia. Mediante su giro tenemos pleno control del reloj: en un sentido cargamos la maquinaria y en el contrario ajustamos la hora. Eso sí, la hélice solo girará si le damos un pequeño toque con nuestra mano. 

El Time Flies es un reloj para admirar y jugar con él. Una pieza tan divertida como artesanal de la cual se han realizado cuatro versiones diferentes, cada una de ellas limitada a 99 piezas. Los modelos están disponibles en plateado, plateado más azul, dorado y bronce; este último con un curioso acabado envejecido. 

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

L’EPÉE 1839 TIME FLIES

    
Movimiento:
   
Calibre manual, 370 componentes, 18,000 alternancias a la hora.
   
Función:
   
Horas y minutos.
   
Caja:
   
Acero y latón. Acabados en dorado y bronce envejecido.
   
Carátula:
   
Discos horarios de acero con tratamiento PVD negro.
   
Versiones:
   
Cuatro versiones, cada una de ellas limitada a 99 piezas.
   
Precio:
   
Alrededor de 30,000 USD.
Artículo anterior

Mecánica con osadía cromática

Siguiente artículo

La catarsis del viaje

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. Un 26 de junio el maestro registró la patente. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

El sorprendente lado fashionista de Panerai

Panerai y Prada tienen diversos puntos de conexión como su origen italiano, el equipo Luna Rossa y ahora también esta unión de relojes y moda en la Ciudad de México.
Leer más

Baselworld resucita

La feria relojera intenta convertirse en Ave Fénix. Anuncia cita presencial del 31 al 5 de abril de 2022, los mismos días que Watches & Wonders

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share