Diabolus in Machina de Roger Dubuis

¿…Y en qué se diferencian Richard Mille y Roger Dubuis?

Volvemos a enfrentar a dos de las grandes marcas de la Alta Relojería deportiva. ¿Con cuál se quedaría?

Anteriormente ya hemos hablado de las semejanzas que comparten Richard Mille y Roger Dubuis, dos gigantes de la hiperrelojería deportiva. Por supuesto, también tienen sus diferencias. Nosotros hemos encontrado las cinco más importantes. Cada una de las marcas ha logrado crear su propia personalidad. Ahora es decisión del aficionado decir cuál de ellas le atrae más. 

RM 27-04 TOURBILLON RAFAEL NADAL de Richard Mille
Richard Mille ha demostrado tener un enorme músculo empresarial que le ha permitido firmar contratos con los más importantes deportistas del mundo. En la imagen, la colaboración más reciente con el tenista Rafael Nadal.
Producto parecido, diferente poder

La gran diferencia entre una y otra casa. Siempre ciñéndonos a las estimaciones realizadas por Morgan Stanley y LuxeConsult, Richard Mille se situó en 2020 en la séptima posición de firmas relojeras más potentes de Suiza con una facturación aproximada de 788 millones de francos suizos. En comparación, Roger Dubuis caía hasta la posición 43 con una facturación estimada de 50 millones. Eso sí el estudio del banco de inversión calcula una producción bastante similar para ambas firmas: 5.000 relojes al año de Roger Dubuis frente a unas 4.300 unidades por parte de Richard Mille. Repetimos que son cifras estimadas por agentes externos a las marcas, aunque nos ayudan a hacernos una idea de la fuerza de cada una de ellas. 

Richard Mille con Sylvester Stallone
La personalidad del propio Richard Mille forma parte de la receta del éxito de la firma desde sus inicios. En la imagen, con Sylvester Stallone, amigo y coleccionista de la marca.
Ventajas de la independencia

Richard Mille nació como firma independiente y así se ha mantenido hasta la actualidad. No es el caso de Roger Dubuis. Creada en 1995 de la asociación de Roger Dubuis y el empresario portugués Carlos Dias, la manufactura ginebrina decide cuatro años más tarde incorporar a su grupo de inversores al empresario francés Akram Aljord con un importante porcentaje del capital de la empresa. En 2008 salta la noticia de la compra del 60% de la firma por parte de Richemont. Ocho años más tarde el grupo relojero se hace con el 100% de Roger Dubuis al comprar las acciones que aún quedaban en manos de Aljord. Es incuestionable el empuje que Richemont ha dado a Roger Dubuis en estos años. Por el contrario, la firma responde a unos intereses comunes de todo el grupo Richemont, incluyendo el paso por sus despachos de conocidos directivos del grupo. 

Aunque Richard Mille no ha sido ajeno a los movimientos de capital de sus socios, la firma siempre ha mantenido su componente independiente. Una política coherente que se traduce en los buenos resultados registrados en los últimos años. 

La Monégasque Cronógrafo de Roger Dubuis
La imagen de Roger Dubuis ha cambiado mucho a lo largo del tiempo. Hace unos años apostaba por una imagen más elegante y burguesa, en claro contraste con la hiperrelojería deportiva de la actualidad. En la imagen, cronógrafo La Monégasque de principios de la década de 2010.
Imagen unitaria frente a diversidad

Un reloj de Richard Mille es fácilmente reconocible incluso por el aficionado más bisoño. Esta potente identidad de la marca se debe en gran parte a la habilidad de su creador para hacer de la caja tonneau el gran símbolo de la casa. Solo ha abandonado este formato en los modelos que necesitaban incorporar un bisel giratorio funcional o en las minoritarias y muy curiosas referencias de caja rectangular. El mantenimiento de la caja tonneau a lo largo de estas dos décadas otorga a Richard Mille una personalidad muy apreciada por los coleccionistas de largo recorrido. Más allá de la evolución de las referencias y los mecanismos, la “identidad” de un Richard Mille se ha mantenido inalterada a lo largo del tiempo. Una buena razón que explica su buen comportamiento en el mercado de segunda mano y subastas. 

Por su parte, Roger Dubuis ha mantenido una actitud más camaleónica. Comenzó realizando complicaciones de corte clásico del gusto del propio Dubuis. Cuando Carlos Dias optó por asumir el mando creativo de la manufactura, el catálogo de la firma se llenó de referencias poderosas y extravagantes muy acordes con la relojería deportiva ‘extreme’ que imperaba en el mercado a comienzos de este siglo. La entrada del grupo Richemont atemperó la personalidad de Roger Dubuis y dio paso a referencias más clásicas y elegantes. Fue la época de colecciones como La Monégasque, Hommage o la femenina Pulsion, hoy desaparecidas de su catálogo. Ha sido la con la recuperación del Excalibur esqueleto y las asociaciones emprendidas con Lamborghini y Pirelli cuando por fin Roger Dubuis ha logrado uniformar su imagen y comunicación de cara a los aficionados. La estabilidad siempre es un punto a favor en la industria relojera. 

Boutique de Roger Dubuis en Shenzhen (China)
Richard Mille vende exclusivamente en sus boutiques, mientras Roger Dubuis ha optado por una solución híbrida que incluye acuerdos con agentes locales, México incluido. En la imagen, fachada de la boutique de Roger Dubuis en Shenzhen (China).
Dónde comprar sus relojes

Hablábamos antes de la independencia de Richard Mille y es en la política de distribución uno de los puntos donde es más evidente la naturaleza de la marca. La firma anunció hace dos años que vendería sus relojes exclusivamente en sus boutiques. Los propios portavoces de la firma razonaban tal decisión explicando que su producción era tan pequeña y las ventas tan concentradas que podían permitirse esta medida. En términos de resultados, es obvio que la medida de la firma se ha traducido en números más que positivos, aunque ha tenido unas desagradables consecuencias para mercados, como el mexicano o el español, donde Richard Mille no cuenta con boutiques propias. El resultado, los aficionados tienen que desplazarse al extranjero si quieren conseguir uno de sus relojes. 

Roger Dubuis, en cambio, sí que mantiene una estrategia comercial más convencional y reparte sus ventas entre las boutiques propias y los agentes oficiales con los que ha firmado acuerdos en cada uno de los países. Solo en México, Roger Dubuis cuenta con seis establecimientos autorizados en los que los aficionados pueden admirar y comprar sus piezas. 

El Huracan es la opción más económica de Roger Dubuis
Aunque cuenta con piezas por encima del millón de francos suizos, Roger Dubuis también ofrece en su catálogo referencias más asequibles. Es el caso de este Excalibur Spider Huracán, con un precio por debajo de los 50,000 dólares.
Cuestión de precio

La primera propuesta que hace Google cuando tecleas en su navegador Richard Mille es EXPENSIVE. Los relojes de Richard Mille son caros, muy caros. Curiosamente, la constante subida de sus precios no parece que haya mermado su interés entre los coleccionistas, sino todo lo contrario. El precio de un modelo básico de Richard Mille ronda los 75,000 dólares, sube hasta 500,000 dólares si lleva tourbillon y puede hasta superar los dos millones de dólares en sus casos más especiales. El acierto de Richard Mille ha sido convertir es enorme precio de sus referencias en un atractivo más de la marca como símbolo de la máxima exclusividad. ¿Será capaz de mantener este nivel de exigencia en sus compradores en el futuro? El tiempo dirá. 

Tampoco Roger Dubuis es una firma barata, pero la diversidad de su catálogo ofrece a los aficionados una oferta más amplia según segmento de precio. Durante muchos años los modelos de más éxito de la manufactura ginebrina eran los equipados con tourbillon y doble tourbillon. Son relojes que fácilmente pueden rondar los 300,000 dólares. Sin embargo, el equipo de la firma tuvo la audacia hace años de trasladar el concepto de tourbillon esqueleto a un modelo más sencillo, ya sin el dispositivo creado por Breguet. El resultado es que hoy en día es posible encontrar referencias como el Excalibur Spider Huracan Black a un precio por debajo de los 50,000 dólares. Un magnífico modo de iniciarse en el mundo de los hiperrelojes. 

Artículo anterior
Richard Mille y Roger Dubuis frente a frente

¿en qué se parecen Richard Mille y Roger Dubuis...?

Siguiente artículo

Citius, altius, fortius

Notas relacionadas
Leer más

Chopard pone música al Día de Muertos

La manufactura Chopard recupera su premiado calibre de repetición de minutos en el espectacular L.U.C Full Strike Día de los Muertos. Solo se realizará una sola pieza de este reloj para todo el mundo.
Leer más

éxito rotundo del siar

La 15ª edición del SIAR México muestra como nunca antes la vitalidad de la creciente comunidad relojera del país

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share