“Odysseus es una locura total”

“No es fácil satisfacernos y a veces soy el villano”, asegura Tony de Haas, siempre elocuente y con sentido del humor.

Anthony de Haas es el director de desarrollo de producto de A. Lange & Söhne, una de las marcas de alta relojería con mayor prestigio inmaculado. Locuaz y de trato afable, Tony de Haas incluso realiza bromas elocuentes para explicar los complejos mecanismos de la firma germana. Amante de la música y baterista consumado, su sólida carrera profesional le llevó de IWC en Schaffhausen a los talles de Renaud & Papi. De Haas Nos da todos los detalles de las dos grandes novedades de A. Lange & Söhne esta temporada: el Odysseys en titanio y el Richard Lange Repetición de Minutos. “Siempre debemos dar el 200%. No somos “swiss made” que se venden automáticamente. Hemos luchado para llegar a donde estamos ahora y seguiremos luchando porque está en nuestro ADN”, asegura con una sonrisa. “No es fácil satisfacernos y a veces soy el villano que encabeza al equipo y les dice que está bien, pero si hacemos…”

Odysseus en titanio

—La primera pregunta es sobre el nuevo Odysseus. Lo interesante y novedoso es que A. Lange & Söhne ha tratado el titanio como un metal precioso con algunos detalles. ¿Cómo lo han trabajado, cuál es la clave?—Lanzamos la edición en acero y estábamos completamente abrumados por el éxito. Todos querían uno y seguimos luchando para reducir la lista de espera que es de dos años. Pero queríamos crear algo de titanio, a mí siempre me gustó un reloj de titanio. De hecho, mi primer reloj, cuando estaba en la escuela de relojería en Holanda, la clase viajó en una excursión a Suiza y la primera manufactura a la que fuimos fue Longines. Era en 1988 y tenían un Titanium Conquest del que me enamoré y que no podía comprar. Me encantó, así que cuando me tocó quería hacer titanio pero diferente, no estándar. Con el Odysseus hicimos la caja y el brazalete de titanio pero lo interesante es cómo terminarlo porque pensarías en un material burdo, en la superficie, en el acabado arenado, pero queda en este color muy opaco. Así que trabajamos no con arenado, sino con un acabado para darle un toque sedoso. La elegancia deportiva es el enfoque y con contraste gracias al azul profundo, que es deportivo. Pero esta pieza tiene un acabado azul hielo que es más gentil, es más elegante y es diferente.

—Es un color nuevo en A. Lange & Söhne.—Se enfoca más en la elegancia así que experimentamos con 20 diferentes tipos de granulación y materiales para darle los acabados y de ahí pasamos a algo más sedoso. Y luego dijimos que todavía seguía un poco muerto, así que pensamos qué podríamos hacer. Se nos ocurrió que podríamos hacer lo mismo con los brazaletes, con el movimiento, así que desarmamos todos los brazaletes y cada eslabón está pulido como lo hacemos en el movimiento. Odysseus es una locura total, por eso solo hacemos 250 piezas. El de ventas puede decir que podríamos vender 500, sí, pero construir 250 es suficiente. Así que no producimos los brazaletes, pero los terminamos. Los tomamos, separamos los eslabones y los volvemos a construir. Y luego cómo pulir el titanio es engañoso porque el bisel está pulido y encontramos una solución que puedo compartir contigo. Es muy sencillo, lo puedes comprar en cierta tienda porque el pincel que rota depende de qué tipo de pasta le pones para tener el acabado correcto además de las vueltas correctas. Eso no es nuevo. No lo teníamos en antes, es una locura. Y tenemos con gran detalle esto en el reloj, es muy elegante. Estoy muy feliz con el resultado.

Richard Lange Repetición de Minutos

—Y ahora hablando del nuevo Richard Lange Repetición de Minutos, no conocemos muy bien la relación de A. Lange & Söhne con las sonerías y los repetidores de minutos.
—Le estás atinando al punto porque la sonería y estas complicaciones son un tema difícil alemán originalmente. En los primeros días como finales del XIX y principios del XX, A. Lange & Söhne tenía relojes de bolsillo con repetidores de minutos y sonería, pero ellos no construían los movimientos, los compraban de Suiza en el Valle De Joux. Si hay una tradición de repetidores y complicaciones, es del Valle de Joux. Pero eso no es lo que yo quería hacer cuando empecé en la firma en 2004. Solía construir muchos repetidores de minutos y mi sueño era lograr que Lange lo hiciera. Hoy es mucho más importante que una marca prestigiosa pueda hacerlo por sí misma. Así que por eso empezamos a trabajar en 2006 en la gran complicación. Trabajamos ocho años y la lanzamos en 2013. Y esto fue la gran complicación con gran sonnerie y petite sonnerie, un reloj que marca automático cada 15 min pero también tiene un repetidor de minutos integrado. Así que tocas un botón y te enseña acústicamente qué hora es. Y la parte divertida fue que todos estaban esperando que tomáramos las complicaciones y lanzáramos un repetidor de minutos clásico.

—Y nació el Zeitwerk.
—En 2015 salimos con el Zeitwerk, repetidor de minutos que fue completamente diferente. Tiene un contador decimal, eso quiere decir que si activas el repetidor no te marca cada 15 minutos, sino cada 10 minutos, que es perfecto porque va con un reloj digital. Por eso Zeitwerk. Ahora finalmente tenemos este Richard Lange Repetición de Minutos, un reloj tradicional clásico en el que te anuncia las horas y los minutos. Y son 39 mm y es muy delgado con solo 9.7 mm de grosor, además de ser resistente al agua. No hay muchos relojes de sonería que sean resistentes al agua. Este fue el reto más grande con este reloj. Porque si empiezas a hacer cosas a prueba de agua, tienes uniones y empaquetadura de caucho. ¿Qué hace el caucho? Absorbe el sonido, así que no es lo que quieres y ese es el truco. Así que el resultado es un reloj super clásico de vestir y un repetidor de minutos que acentúa la esfera de esmalte y las tres partes que son tres niveles y de hecho debes producir tres esferas diferentes y unirlas para que estén niveladas. Estoy muy orgulloso del equipo muy pequeño de la fábrica que hace estas esferas así que es muy cool y muy bonito y sí, lo divertido para mí es que el desarrollador ahora tiene tres tipos de repetidor de minutos y no sé si haya más compañías que tengan esto. Tenemos el grand sonnerie, el petite sonnerie, el repetidor de minutos que es un sistema completamente diferente y el clásico.

—¿Por qué el platino? Se habla de la resonancia de este material menos apropiado. Usted es músico. Si tiene guitarras con diferentes maderas, el sonido no es peor o mejor, solo diferente.
—Justo esto es lo que digo. Hay algunas personas que dicen que el platino es muy malo para un repetidor de minutos. No estoy de acuerdo. Platino no es lo más ruidoso, pero sí es lo más fino y el tono más puro. ¿No es eso lo más interesante para el coleccionista? Decir que tengo platino; luego algún día podremos sacar el de oro. Con el Zeitwerk teníamos el platino, el oro blanco o el “oro miel”. Es único, nadie tiene “oro miel”, puedo decirte que es increíble porque era más cálido que el platino. El oro blanco es más frío y suena torpe como “cloing, cloing”. Es fuerte, pero no hermoso. El oro rosado le da más calidez. Es la misma diferencia entre un instrumento de bronce y de cobre, ¿no es esa diversidad lo que lo hace tan interesante? Para ustedes, los medios, tener una feria muy diversa con todo tipo de marcas que hacen sus propias cosas de su propia manera. ¿No es eso lo que hace a la industria relojera tan rica? ¿Es lo que hace a un tipo ser de África o de Sudamérica o de Europa? ¿No es lo que hace al mundo más interesante? Que todos somos humanos es lo que nos une, pero todos somos diferentes.

¿La idea es seguir desarrollando más?
—Siempre. Debes ver esto también como un desarrollo más que le dimos al grand sonnerie, al Zeitwerk en el que seguimos aprendiendo y pensando cómo podemos mejorarlo. Cómo podemos mejorar los gongs y aprender porque es una cultura, o bueno para nosotros lo es. No estamos en el Valle De Joux donde era tradición. Y estamos creando una tradición ahora.

“Nuca te quedes quieto”

—¿Cuál es su opinión de esta nueva feria, del mercado y de que las personas vengan con más deseo de relojes y de aprender?
—Primero que nada, recuerdo que para mí fue como ‘Wow, podemos vernos de nuevo. Hola, hace mucho que no nos vemos’. Es muy cool. Y en el mercado en el momento no se lo que está pasando. Las personas hasta este año han estado esperando dos años y medio. Sé que tiene que ver con el Covid y los envíos y la cadena de suministro y demás dificultades. El mes pasado [febrero] tuvimos el 26% de las personas en la compañía enfermas, aunque tomamos precauciones y trabajamos por turnos, la ómicron estaba por todos lados. Es difícil que salgan los relojes. Así que siempre soy un poco cauteloso de decir que vamos bien y que todo es increíble. Todo está bien, pero hay olas y hay altas y bajas en todas las vidas y en todos lados. Puede ser que estemos en un momento alto, pero también hay un tema de lista de espera. Y hay que pensar si es por la pandemia o si es que los relojes realmente están acorde al espíritu del momento de hoy y todos quieren uno. No lo sé. Para mí no hay diferencia ni para mi equipo de desarrollo de producto. Siempre debemos dar el 200%. No somos “swiss made” que se venden automáticamente. Hemos luchado para llegar a donde estamos ahora y seguiremos luchando porque está en nuestro ADN. No es fácil satisfacernos y a veces soy el villano que encabeza al equipo y les dice que está bien, pero si hacemos…

—Walter Lange: “nunca te quedes quieto”.
—Hay que ser cuidadosos que la pasión no rompa a alguien y saber cuándo es una buena idea pero para el siguiente proyecto. Tienes que tener un plan mientras trabajas y tienes prototipos y pruebas. Podemos hacer esto, pero todos tienen que saber si eso hace las cosa mejor, o es un trabajo extra y saber cuándo terminarlo. Es un balance interesante saber cuándo no debe haber cambios.

—¿Y esta nueva feria?
—Ya todos vimos lo que le pasó a Baselworld. Y ahora tenemos una feria grande aquí. Hace dos años no tuvimos una feria y de todos modos vendimos relojes. No sé, puede ser un híbrido como ya es ahora. Esta mañana tuvimos dos sesiones con Hong Kong y otra persona, que fue fabuloso y fue menos grave para el medio ambiente porque vuelas menos por el mundo. Y esto es otra cosa importante. Es cool ir a Asia y ver a las personas allá y a veces debes hacerlo, pero no tan seguido. Y es solo positivo para el medio ambiente, ¿por qué no? Si tenemos reuniones con quien sea, está perfecto porque es una solución. En vez de volar tres veces al año, puede ir solo una vez, ¿por qué no?

Carrera relojera

—¿Por qué llegó a la relojería?
—Esa es una buena pregunta, ¡por Dios! Porque cuando era un niño hacía modelos a escala con mi papá, coches y trenes y me gustaba. Y quería ser un baterista, el mejor del mundo, como cualquier niño y en la escuela era un niño terrible probablemente. Y en cierto momento, estaba tocando en bandas y mis padres me dijeron que, por supuesto, podría hacerlo porque eso era mi pasión, pero que también era bueno tener estudios. Así que mis padres tuvieron la idea de encontrar una escuela donde pudiera hacer instrumentos musicales. Y junto con la carrera de baterista, todavía podría construir o repararlos. No hay escuelas de bateristas que reparen, así que fui a aprender a hacer herramientas e hice eso por cuatro años. Ahí conocí a un amigo que paró al año y se fue a la escuela de al lado que era de relojería. Y me decía que era muy cool y que era de mecánica. Como me gustaba esto del modelismo a escala, fui a un día abierto y ¡wow!. Se me hizo cool y fui a la escuela de relojería por cuatro años. Así me hice relojero. Sé hacer herramientas y relojes.

—¿Fue en Holanda? 
—Sí, en Holanda. Fui a la misma clase con Grönefeld. Pobre profesores (risas). Trabajé muchos años en Holanda y luego siempre me gustó Suiza. Recién casados, mi esposa y yo nos fuimos de aventura por el mundo y fuimos a Schaffhausen, donde trabajé en IWC por tres años. La idea luego era regresar a Holanda donde podría seguir para IWC, pero luego tuve una llamada con Renault Papi de Audemars Piguet y entonces empecé a trabajar ahí con Stephen Forsey, con Greubel. Y hoy hago repetidores y sonerías.

—Una gran escuela, ¿no?
—Sí, fue un tiempo fantástico debo decirlo. Más tarde, hace 18 años me habló Anne Nicole y me hice director de desarrollo de producto. Y así pasé de ser un baterista a un director serio (risas). No, no serio. 

Artículo anterior

LuxuryLab y el metaverso como epicentro del lujo

Siguiente artículo

Placeres de la vida burguesa

Notas relacionadas
Leer más

Cima y simas heladas

Montblanc 1858 Iced Sea es un diver con dotes ortodoxas y estilo más clásico. El efecto visual de la esfera evoca las profundidades de un glaciar.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share