fbpx

De Bethune celebra el Día de Muertos en SIAR 2020

El Salón Internacional Alta Relojería México se convierte este año también en escenario para celebrar con anticipación el Día de Muertos. De Bethune se inspira en el artista mexicano José Guadalupe Posada, que supo dar a las calaveras y la muerte un aire lúdico, de celebración de la vida que convierte lo macabro y doloroso en un homenaje a los muertos. Con esta idea nace esta pieza única, DW5 Cempasúchil, firmada por Denis Flageollet, maestro relojero y fundador de De Bethune, que propone un diálogo entre Posada (1852-1913) y la grabadora de arte suiza Michèle Rothen.

De Bethune se inspira en el artista mexicano José Guadalupe Posada

El enfoque divertido y picaresco de Posada elimina la fronteras entre la vida y la muerte. El virtuoso del cincel le ha dado la vuelta a lo macabro, fusionándolo con la forma singular en que los mexicanos celebran a sus muertos.

Bajo el trazo de lápiz de Denis Flageollet y Michèle Rothen, la caja de la DW5 Cempasúchil ofrece un espectáculo único. Donde Posada grabó sus calaveras en planchas planas de zinc, Denis y Michèle las miniaturizan al extremo, solo para darles más relieve y volumen. En el exterior del reloj, el relojero nos regala el mundo fantasmagórico inspirado en el descubrimiento, en un viaje por el Atlántico, de un antiguo grabado que representaba una alegre interpretación de Posada. En el interior, el mundo real de la precisión y la ingeniería de la relojería.

los pétalos de la flor de Cempasúchil (caléndula) retienen el calor del sol y encarnan lo divino.

El DW5 Cempasúchil pertenece a ambos mundos. Habla de alegría tan genuinamente como de precisión y complicaciones. Según las creencias, los pétalos de la flor de Cempasúchil (caléndula) retienen el calor del sol y encarnan lo divino. El nombre proviene de Cempohualxochitl, que significa «20 flores» en náhuatl y se usaban como decoración en los entierros. El amor eterno de Xóchitl, materializado por esta flor, podía curar enfermedades porque se creía que provenían de la tristeza o el miedo, y el amor verdadero puede curarlo todo.

Materiales de otro mundo
Más allá del desafío de una reinterpretación contemporánea de los grabados del artista mexicano, Denis Flageollet y Michèle Rothen presentan los desafíos técnicos adicionales de no solo trabajar con una caja de titanio, sino también de tenerla azulada, grabada a mano y decorada por primera vez con delicadas inserciones de oro, así como grabado para magnificar las flores de Cempasúchil. Y para aumentar aún más el nivel de dificultad, se utilizan varios tipos diferentes de aleación de oro de 18 quilates.
Denis Flageollet supo desde el principio que un reloj para el Día de Muertos requería un enfoque diferente, un juego de matices para acentuar también el famoso retrato de La Catrina de Posada.

Oros de tonos sorprendentes y titanio para resaltar el grabado del Día de Muertos

Oro blanco, oro amarillo, oro rosa, oro verde (un oro de 18 quilates combinado con una pizca de plata) y un nuevo oro ‘jaspeado’ (una mezcla de oro blanco, oro rosa y oro amarillo) dan vida a esta pieza única. Gracias a una nueva técnica desarrollada en su taller, los metales parecen armonizarse y unirse de forma natural. Los múltiples niveles y tonalidades de la decoración ofrecen una magnífica y sutil profundidad visual acentuada por las partes grabadas.
Una pequeña esfera de dos colores indica las fases lunares. Compuesto por dos hemisferios, unidos y pulidos, uno de acero azulado y el otro de paladio, la esfera guía la mirada hacia la minimalista visualización digital de horas y minutos, visible a través de un cristal tallado a mano.


Los grabados de Michèle Rothen

Entre el grabado y la microescultura, el trabajo de Michèle Rothen supera todos los estándares. Precisión infinita e infinitesimal unida a un talento artístico incuestionable.

El grabado fue particularmente difícil en esta pieza porque el titanio ya presenta un desafío en sí mismo (es un metal aún más fuerte y resistente que el acero). Combinarlo con oro fue un desafío loco. Grabarlos juntos agregó otro grado de dificultad. Primero, por el reto de conseguir que coexistan dos metales diametralmente opuestos: titanio fuerte y rígido con oro blando y maleable. En segundo lugar, porque las temperaturas a las que se pueden trabajar los dos metales son muy diferentes.


Para hacer este reloj, Denis Flageollet usó titanio que pacientemente mecanizó, preparándolo para las inserciones de oro, hasta obtener el ajuste perfecto para la pieza, trabajándolo no solo antes de la etapa de grabado, sino también nuevamente después, revisando las superficies metálicas en cada etapa, cada detalle microscópico, cada relieve, incluso conservando algunas partes para ‘levantar’ el diseño como una forma de perfeccionar el conjunto.


Un guiño travieso está en el fondo de la caja, que también es una obra de arte. También de titanio y oro de 18 quilates, está adornado con una inmensa calavera, decorada con flores, con dos grandes cuencas oculares, a través de las cuales se puede admirar el movimiento.

No Comments Yet

Comments are closed