Kolobok, el cuento de hadas de Konstantin Chaykin

Konstantin Chaykin se inspira en el folklore ruso para su última pieza animada. El Kolobot representa la imagen más tierna e infantil del gran creador y nos demuestra la importancia del factor emocional en la relojería mecánica.

La Alta Relojería es un sentimiento. Quien compra un reloj mecánico no lo hace por el simple hecho de saber la hora. Para eso ya tenemos mil dispositivos a nuestro alrededor. Esta afición es mucho más. Posee una faceta emocional que convierte el reloj en algo más que un simple objeto. Aunque no todas las firmas son capaces de captar esa esencia. Para ello, necesita un creador experimentado, como Konstantin Chaykin.

El genial relojero ruso lleva experimentado con el factor emocional de sus relojes desde que hace diez años presentó en Baselworld su reloj Cinema. Aquella pieza se inspiraba en la búsqueda de la magia a través de la mecánica, como ya habían hecho más de un siglo antes los pioneros del cinematógrafo. Desde entonces, todas las creaciones de Chaykin ha buscado ese espíritu en sus relojes. Dio con la clave correcta en 2017 con el Joker, su primer reloj con carátula antropomórfica. Ahí comenzó Chaykin a construir la fama que ha atesorado en la actualidad. 

El Kolobok se basa en un antiguo cuento tradicional ruso. Para Chaykin, es el reloj más optimista de cuantos componen la colección Wristmons.

El Kolobok que Chaykin acaba de presentar en la feria Geneva Watch Days plantea un interesante cambio de planteamiento frente a las anteriores entregas. En las últimas de la colección Wristmons habíamos visto una tendencia del relojero ruso hacia los personajes de la cultura popular actual. Drácula, el propio Joker, o incluso los Minions, habían protagonizado diferentes animaciones con una mezcla de vena comercial y sentido del humor.

Kolobok rompe esta tendencia y se sumerge en una historia del folklore ruso y ucraniano. Este cuento es una adaptación de la clásica historia del hombre de jengibre, adaptada a la cultura del país. Todos los niños y mayores se saben y han cantado alguna vez la historia de Kolobok de este pequeño pan redondo que huye para no ser comido. 

Un reloj optimista

La imagen elegida por Chaykin para su Kolobok es la más tradicional de la usadas por los ilustradores de cuentos: un enorme y redondo pan amarillo con ojos y boca. Como es habitual en las referencias de Wristmons, los ojos corresponden a los indicadores de horas y minutos. En la boca encontramos las fases lunares, con una interesante novedad técnica. Además de las fases lunares, también encontramos un indicador de día de la semana, aunque en esta ocasión interpretados por siete personajes clásicos de los cuentos populares rusos.

Esta imagen del movimiento permite ver cómo la indicación de fases lunares se superpone a la de días de la semana. En lugar de los nombres de los días, Chaykin ha elegido siete personajes de los cuentos tradicionales rusos.

Todos los elementos los vemos en una resplandeciente boca y que convierte a Kolobok, según palabras del propio Chaykin, “en la referencia más optimista de toda la colección Wristmons”

Módulo propio

El Kolobok equipa un calibre K.18.20. Este mecanismo emplea como base un movimiento ETA 2892-A2 al cual Chaykin incorpora el módulo desarrollado y fabricado en su propio taller. De proporcionar la energía necesaria se encarga un rotor que también es novedad en la colección.

El rotor del Kolobok también es especial. Reproduce el escenario donde discurre el cuento de Kolobok.

Está fabricado con nada menos que quince partes y en él se reproduce el escenario del cuento de Kolobok, con la casa de la que huye el pequeño pan animado y el camino que toma. El reloj está realizado en acero y se ha presentado en edición limitada de 99 piezas. Serán muchos los aficionados que quieran volver a disfrutar de este entrañable personaje de la infancia.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

KONSTANTIN CHAYKIN KOLOBOK

    
Movimiento:
   
Calibre K.18-20 de carga automática, base ETA 2892-A2, módulo propio de 80 componentes, 29 rubíes, carga por rotor personalizado, 28,800 alt/h, 42 horas de reserva de marcha.
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos, fases lunares y día de la semana.
   
Caja:
   
Acero, 40 mm. Cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos. Fondo de zafiro.
   
Carátula:
   
Barniz amarillo en acabado degradado, indicadores de horas y minutos mediante discos giratorios, apertura para fases lunares y días de la semana.
   
Correa:
   
Aligátor negro con pespuntes amarillos, forro amarillo. Cierre de acero.
   
Versiones:
   
99 piezas.

Andrés Moreno

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.

Artículo anterior

Arnold & Son detiene el tiempo con el DSTB

Siguiente artículo

Danza de zafiros sobre un tourbillon inclinado

Notas relacionadas
Leer más

El nuevo MP-11 de Hublot en cristal de zafiro Water Blue

Big Bang MP-11 Power Reserve 14 Days Water Blue Sapphire mantiene su escultural movimiento con siete barriletes y añade un nuevo tono a la paleta de colores de zafiro de la manufactura: un azul agua radiante y translúcido.
Leer más

Singer Reimagined, la creatividad es el camino

La firma Singer Reimagined ha sido capaz de cambiar nuestra perspectiva del cronógrafo, posiblemente la complicación más usada y explotada del mercado. Hablamos con su fundador Marco Borraccino, gran defensor de la creatividad dentro de la relojería.
Leer más

Phillip Toledano, la belleza como norma

Creador multidisciplinar, las cuentas de Instagram de Phillip Toledano son de visita obligada para todos los amantes de los relojes bellos. El artista acaba de sumar a sus proyectos su propia firma, de nombre Toledano & Chan.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share