Un guiño a la naturaleza giratoria del tourbillon

Las originales agujas volantes requirieron la creación de un nuevo y creativo sistema, cuya patente está pendiente, para ajustar la hora.

La firma Roger Dubuis, mundialmente reconocida desde hace más de 20 años por su investigación alrededor del tourbillon, lanza el calibre de cuerda manual RD115 en un hipnótico reloj de nombre Orbis In Machina. Construido a partir de 283 componentes y con 29 rubíes, este movimiento tiene como epicentro un tourbillon volante que, a diferencia de la emblemática posición que Roger Dubuis asigna a este tipo de escape, a las 7 horas, se sitúa en el centro, preparando el escenario para una hermosa hipnosis concéntrica. 

El mecanismo en sí ha sido purificado y compactado gracias a un nuevo sistema planetario, pendiente de patente, que permite desconectar las agujas de manera segura y ajustar el reloj con estabilidad garantizada, y que no solo crea más espacio, sino que proporciona una alternativa estética. 

Jaula del tourbillon de titanio antimagnético

Orbis In Machina está inspirado en los antiguos componentes “Ébauche” de la alta relojería, los relojeros han colocado el sistema de cuerda y ajuste en la parte inferior del movimiento, liberando más espacio arriba para la aguja de las horas. Para aumentar la resistencia a los campos magnéticos y mantener un perfecto control del peso, la jaula del tourbillon inferior es de titanio antimagnético, mientras que la superior es de titanio pulido a espejo Cobalt Chrome, que también es antimagnético y permite reducir el peso del tourbillon en un 16%. Finalmente, la reserva de marcha se optimiza hasta las 72 horas.

El tourbillon central es, efectivamente, un ejemplar poco común en relojería. Fue a finales de los años 90 cuando Franck Muller desempolvó el tourbillon y lo puso de moda. Hasta el punto de que raro era el amante de los relojes que no tenía una pieza con esta complicación, a pesar de su elevado precio.

Y ha seguido estando de tendencia, sobre todo en 2020, cuando se cumplieron 220 años de su creación. Además, también es cierto el hecho de que los tourbillones centrales son tan raros como reducido el número de marcas que lo practican (recordamos a Omega, Gucci, Corum, Hublot y el propio Franck Muller). 

Los diseñadores trabajaron desde el centro hacia afuera, brindando pureza estética a través de círculos concéntricos en oro rosa y blanco que indican los segundos, minutos y horas.

Pues bien, en la creación de este tourbillon central de Roger Dubuis se han planteado, como era de suponer, una serie de desafíos, tales como encontrar una forma diferente de mostrar las agujas y al mismo tiempo redistribuir los componentes del movimiento alrededor del propio tourbillon.

Reinterpretación del esqueleto

Comenzando desde el centro, los diseñadores de la manufactura ginebrina trabajaron hacia afuera, brindando pureza estética a través de círculos concéntricos en oro rosa y blanco que indican los segundos, minutos y horas. Es una reinterpretación del esqueleto, que permite jugar con el espacio y glorificar el tourbillon situándolo en el centro.

Destacan los discos 3D para las indicaciones de los minutos y las horas, que contrastan con las agujas volantes caladas, montadas sobre rodamientos de bolas, de doble cara y afiladas.

A diferencia de la parte delantera del reloj, la vista a través del fondo se basa en una herencia detallada, con un aspecto que atraerá a los conocedores de la alta relojería con acabados manuales de una apariencia casi barroca. Dos caras opuestas pero complementarias que muestran la dualidad que caracteriza a Roger Dubuis. Se utilizan 19 técnicas de acabado específicas, entre ellas el elegante perlado, decoración Côtes de Genève y el acaracolado. La recompensa a este enfoque esqueletado dinámico es la certificación del Punzón de Ginebra, una de las rúbricas más exigentes de la alta relojería.—B. ROLDÁN

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Orbis in Machina Tourbillon Central

    
Movimiento:
   
Calibre RD115, manual, 283 componentes, 21,600 alt/h, marcha 72 horas, platina y puentes granallados, enderezados y perlados con revestimiento NAC
   
Función:
   
Mnotourbillon volante central, horas, minutos y segundos.
   
Caja:
   
Oro rosa, 45 mm, fondo de zafiro, bsiel oro rosa con anillo de cristal zafiro, corona de oro rosa, sumergible 100 metros.
   
Carátula:
   
Oro rosa
   
Correa:
   
Piel de becerro color negro con efecto 3D. Intercambiable con Sistema de Desenganche Rápido.
   
Versiones:
   
Edición limitada de 88 piezas.
Tiempo de Relojes

Tiempo de Relojes, de Ediciones Tourbillon, es la plataforma de comunicación de referencia en alta relojería en español. Fundada por Carlos Alonso, Tiempo de Relojes nació como revista en 1996 y celebró su 25° aniversario en 2021.

Artículo anterior

El toque magistral del nuevo Laurent Ferrier Classic Moon

Siguiente artículo

Piaget celebra 150 años con el tourbillon más delgado del mundo

Notas relacionadas
Leer más

Un pionero en altamar

En la próxima America’s Cup, el equipo Luna Rossa estrenará un Panerai de Ti-Ceramic, un material que requirió siete años de desarrollo.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share