¿El “Milsub” definitivo? Emerge el nuevo Tudor Pelagos FXD

Caja de titanio de 42 mm y esfera negra con agujas Snowflake. Una imagen más que reconocible.

La línea Pelagos es la heredera de la gran herencia submarina de Tudor. El Milsub (diminutivo de “Military Submariner”) fue adoptado por la Marina estadounidense. El nuevo Tudor Pelagos FXD se presenta en caja de titanio y calibre de manufactura. Una pieza que recuerda al Oyster Prince Submariner (Referencia 7016, de los años 60) preparada para las operaciones militares. ¿El “Milsub” definitivo? Emerge el nuevo Tudor Pelagos FXD.

“Milsub” moderno

La estética del Tudor Pelagos FXD está muy definida originalmente por su funcionalidad militar. La caja se desarrolló específicamente con los submarinistas de combate. Porta barras de correas fijas —FXD hace alusión a FiXeD en inglés, correas fijas— directamente fabricadas y unidas en la parte inferior de las asas, un detalle clave en la silueta del modelo. Otra característica es su bisel unidireccional muy ergonómico con las 60 muescas, cuya graduación marca los 60 minutos rellenos de material luminiscente. Está fabricado en cerámica.

Estética reconocible

La esfera del nuevo Tudor Pelagos FXD es de color negro y tiene los característicos índices cuadrados y agujas angulares, conocidas como “Snowflake”, que fueron introducidas posteriormente por la marca en 1969 para aumentar la intensidad de la luminiscencia y mejorar con ello la visibilidad. La correa de tejido de la empresa francesa Julien Faure es otra seña de identidad de este Tudor. Desde 2010, la firma comenzó a vestir algunos modelos de su catálogo con estas correas de una sola pieza fabricadas artesanalmente en telares Jacquard del siglo XIX. Compuesta por una cinta de nailon verde bosque de 22 mm con un hilo central rojo, su hebilla con forma de «D» en titanio y sistema de autoagarre, se adapta a diferentes tamaños de muñeca y es muy cómoda de llevar. También cuenta con correa adicional de caucho negro.

Calibre MT5602 COSC

La pieza monta el calibre de manufactura MT5602 con certificado COSC, que aporta 70 horas de reserva de marcha. El COSC permite una variación media en el funcionamiento diario de un reloj de entre -4 y +6 segundos en relación con el tiempo absoluto en un único movimiento, pero la firma insiste en alcanzar una variación de -2 +4 segundos en su funcionamiento cuando está completamente ensamblado. En caja de titanio de 42 mm completamente satinada, Tudor Pelagos FXD cuenta con una hermeticidad de 200 metros.

El calibre MT5602 procede de la manufactura Tudor, que opera desde el 2012 tras tres años de construcción. Se encuentra ubicada en Le Locle (Suiza). Una instalación moderna que cuenta con sistemas de vanguarda para optimizar la gestión de la producción y cuenta con sistemas de certificación automatizados. Con un total de más de 5500 m2, está conectada con la manufactura Kenissi, la instalación donde se producen los movimientos de Tudor desde 2016. Con Kenissi y una red de filiales propiedad de la firma, Tudor ha integrado el desarrollo y la producción de calibres mecánicos de alto rendimiento.

Histórica herramienta militar

Los relojes de Tudor fueron utilizados por los equipos Tierra, Mar y Aire del ejército de los Estados Unidos (SEAL, por su acrónimo en inglés), desde su puesta en marcha en 1962 hasta finales de los años 80. Estos robustos instrumentos también sirvieron a los marineros en todo tipo de funciones subacuáticas, incluidos los Equipos de Demolición Submarina (UDT, por sus siglas en inglés), los Seabees y los instructores de las escuelas de submarinismo de la Marina. En la “primera edición” de 1965 del manual del Equipo de Demolición Submarina, aparece un Tudor Oyster Prince Submariner ref. 7928 junto al apartado “relojes de submarinismo”. La historia del reloj de submarinismo de Tudor se remonta a 1954, año del lanzamiento de la referencia 7922. Hermético hasta 100 metros, fue el primogénito de una larga línea de “submarinistas”.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Tudor Pelagos FXD

    
Movimiento:
   
Calibre MT5602 COSC, marcha 70 horas
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos y fecha
   
Caja:
   
Caja de titanio 42 mm; 200 metros
   
Carátula:
   
Esfera negra mate y agujas Snowflake
   
Correa:
   
Correa textil; adicional de caucho

Leslie López

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

Artículo anterior

La electricidad apela a las emociones

Siguiente artículo

El tiempo vuela con este BR 03 Gyrocompass

Notas relacionadas
Leer más

Gerald Charles, impulso hacia el futuro

Gerald Charles llega a SIAR Summer Experience. Sus líneas Masterlink y Maestro en vivo en el salón relojero que se celebra en Ciudad de México.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share