El tesoro mejor guardado de Longines

Daniel Hug, director de patrimonio y branding de Longines, nos presenta el Collector´s Corner de la firma.

“Fuimos muy discretos en comunicar lo que hicimos”, asegura Daniel Hug, director de patrimonio y branding de Longines. Hug nos presenta el Collector´s Corner de la firma, ya disponible online para aquellos aficionados, coleccionistas y amantes de la relojería con historia. Es el tesoro mejor guardado de Longines. Y Daniel Hug, su experto vigilante. “Dejamos que los clientes experimenten nuestras piezas icónicas del pasado. Y elevamos nuestra herencia y su valor”. Un servicio de venta con relojes significativos. “En el pasado, Longines era una marca de relojes hermosos pero no se comunicaba con tanta fuerza”, comenta Hug.

—Tuvimos muchas razones para hacer el Collector´s Corner en Longines. Dejamos que los clientes experimenten nuestras piezas icónicas del pasado. Y elevamos nuestra herencia y su valor. Es mejor que ir a un museo porque realmente puedes tener los relojes vintage en la muñeca y puedes entonces experimentar cómo son en la vida real. Garantizamos que cada reloj pasa por nuestro atelier Heritage, le damos una garantía de dos años. Se pueden usar diariamente y contribuimos a la nueva ola de sustentabilidad. Un reloj suizo de alta calidad con una vida útil alrededor de 100 años.

Uno de sus monopulsadores cronógrafo reeditado justo ahora hace 10 años.
Vintage curado

—En nuestro atelier Heritage verás en los cajones que hay miles de componentes de reemplazo y  encontrarás carátulas de esmalte de hace 100 años. Creo que nadie en el mundo tiene un inventario  y componentes como los que nosotros tenemos. En Collector´s Corner es posible ofrecer relojes vintage con movimientos que se han producido aquí en Saint-Imier. 

—Buscamos piezas muy especiales y encontramos nuestros relojes en tres fuentes: coleccionistas, casas de subastas y distribuidores especializados que conocemos. En el mercado de piezas vintage hay miles y falsifican las cajas, carátulas, manecillas... Compras unas piezas muy caras pero nunca estás seguro de lo que compras. Aquí tenemos a los especialistas. Somos una fuente confiable que aprovecha esto para beneficio del cliente.

—Longines fue por mucho tiempo una de las manufacturas que más produjo en el mundo. Hay miles de piezas, pero debes distinguirlas. En el Collector´s Corner hay piezas realmente vintage que tienen más de 30 años. No estamos en el negocio de relojes de segunda mano que tienen 2 o 3 años de uso. Es una colección curada. Si vendemos las piezas, agregamos unas nuevas.

El reloj que perteneció a Oskar Schindler
Subastas

—Colaboramos mucho con las mejores casas de subastas. Nos preguntan, por ejemplo, por certificados de autenticidad. Longines introdujo números de serie para cada reloj que fue producido y podemos buscar y encontrar el historial de cada pieza. Ellos necesitan nuestra información y que les pasemos toda nuestra investigación de archivos. Tenemos todos los libros y podemos saber el pasado de cada pieza sin importar si tiene más de 100 años.

—Los más caros realmente los dejamos a las casas de subastas porque ellos tienen los clientes, conocen a sus coleccionistas y creo que son mejores en esta área. No estamos en la especulación, ni es nuestra área. No estamos en el rango de precio de 50 y 100 mil dólares, no vamos hacia ahí. El reloj de Einstein es el más caro de nuestra historia. El precio es 596 mil dólares.

Longines tiene dos pilares. El primero es los relojes elegantes, siempre lo han hecho. La elegancia es muy importante porque vendemos 50% a los hombres y 50% a las mujeres. El segundo pilar es relojes para pioneros y exploradores que hizo desde el comienzo. Inventamos el primer cronógrafo flyback con dos pulsadores en 1925;  relojes con diferentes husos horarios para muñeca en 1925; el primer bisel giratorio en 1931; y el historial de alta frecuencia. 

La útlima edición del Conquest V.H.P. (Very High Precision). Durante 1954, en el Observatorio de Neuchâtel, Suiza, se certificó el primer reloj de cuarzo desarrollado por Longines.

Artículo anterior

Como los buenos vinos

Siguiente artículo

La Cruz de Malta renueva su doctrina religiosa

Notas relacionadas
Leer más

¿Por qué nos gusta el nuevo Autavia?

Es preferible cumplir 60 años y vernos más jóvenes, gracias a una buena intervención quirúrgica, que aplicar un poco de maquille sin remover los achaques de la edad.
Leer más

H. Moser & cie, una firma pequeña pero matona

H. Moser & Cie. pertenece a la nueva generación de manufacturas dispuestas a disputarse un hueco con los grandes nombres del mercado. Y disponen de medios para conseguirlo.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share