El renacer de Tudor Royal

El renacer de Tudor Royal. La firma ahora impulsa la nueva colección Tudor Royal con caja y brazalete de acero. Deportivo y elegante.

Royal fue un nombre que Tudor ya empleó en los años 50. Una colección que presentaba piezas masculinas y femeninas. De principios de los 50, la Referencia 7903 fue un reloj en caja de acero de 31 mm, dial plateado, brazalete y mecanismo de 17 rubíes. Y en los años 60, el Tudor Royal 8533 en oro se convertía en reloj femenino. Una caja ovalada con bisel de oro redondo que incluso en el fondo exhibía “Made For Rolex”. La firma ahora este renacer de la colección Tudor Royal.

Es la misma filosofía deportiva con distintiva elegancia que se encuentra en su legado, pero este Tudor Royal llega con diseño completamente nuevo. Su caja de 41 mm es de acero y presenta el brazalete integrado de cinco eslabones para mayor ergonomía. Tudor opta por el acero 316L, una potente aleación con menor carbono y que presenta mayor resistencia a la corrosión y a temperaturas elevadas. Contrastan sus acabados pulidos y satinados. Y destaca el bisel con muescas.

Renace Tudor Royal con brazalete integrado

Hay una versión bicolor con bisel y muescas del brazalete en oro amarillo. El diseño destaca por la lectura del día de la semana a las 12 y la pequeña ventana de fecha a las 3 h. El toque más clásico lo aportan los índices en números romanos. Su robustez moderna lo hace una pieza compacta con corona a rosca que garantiza hermeticidad a 100 metros.

Tudor Royal monta el calibre 2834 de cuerda automática para la pieza de 41 mm. Con tecnología Nivarox para el volante, aporta una reserva de marcha de 38 horas y late a 4 Hz. La función de parada del segundero facilita la precisión en la puesta en hora.

Además de la talla en 41 mm, Tudor Royal se presenta en 38 y 34 mm (calibre 2824) y en 28 mm (calibre 2671). Y la colección se completa con nueve tipos diferentes de esfera y decoración “sunray” —negro, plata, champán o azul y un nácar con diamantes más femenino—. El legado de Hans Wilsdorf sigue aportando piezas deportivas, modernas y sólidas. Nueva lecciones de historia relojera. Si el lema de la marca es #Borntodare, podemos añadir también #Nacidoparalaeternidad.

Deja un comentario
Artículo anterior

La independencia high-tech de Cvstos

Siguiente artículo

Tiempo de Relojes #114 Pretemporada 2020

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share