JAEGER-LECOULTRE DUOMETRE QUANTIEME LUNAIRE, LA RECONQUISTA DE LA PRECISIÓN

La manufactura de Le Sentier recupera el formato Duometre como emblema de su dominio de la cronometría. Es la primera vez que lanza en acero un modelo de esta colección.

Con la misma alegría de quien se reencuentra con un viejo amigo al que no ve desde hace tiempo, solo podemos agradecer la decisión de Jaeger-LeCoultre de recuperar en su catálogo la colección Duometre, entre ellos este Quantieme Lunaire. Y puntualizamos colección porque no ha sido un modelo, sino tres los presentados en esta sorpresiva y sugerente resurgimiento.

El concepto Duometre fue lanzado en 2007, época de gran efervescencia creativa por parte de Jaeger-LeCoultre. La manufactura quería con esta tecnología superar los tradicionales problemas inherentes al control de la precisión de los mecanismos relojeros. Para ello, inspirado en un antiguo reloj de 1881, desarrolló un movimiento dotado de un doble sistema de energía y transmisión. Cada sistema, formado por su propia barrilete y tren de rodaje, se dedicaría a una función específica del calibre. Uno se usaría en la indicación horaria y el otro para las funciones. Lo interesante en el caso del Duometre es que ambos sistemas compartirían un mismo escape y órgano regulador

Jaeger-LeCoultre Duometre Quantieme en acero
Es la primera vez que un reloj de la línea Duometre se ofrece con caja de acero.
Primera versión en acero

El Duometre obtuvo un incuestionable reconocimiento por parte de los aficionados y prensa especializada gracias a sus incuestionables valores técnicos y estéticos. La puesta al día de la colección es una buena noticia, tanto por su valor simbólico como por las mejoras que conviven en esta segunda generación del Duometre. Centrados en el modelo que analizamos en esta página, el Jaeger-LeCoultre Duometre Quantieme Lunaire, su característica más importante es que el primer Duometre realizado en acero. Una elección que sin duda permitirá disfrutar de él a un mayor número de aficionados. 

El Duometre Quantieme Lunaire usa el mismo Calibre 381 que el empleado en la primera entrega del modelo, lanzado en 2010, a los tres años de la inauguración de la colección. Como indicábamos más arriba, la particularidad del Calibre 381 es su doble sistema de energía y transmisión, los cuales comparten un mismo órgano regulador. Esta unión aparece representada en el exterior por medio de un contador fulminante con una aguja que completa una vuelta cada segundo con intervalos de 1/6, según la frecuencia de 21,600 alternancias del órgano regulador. 

Perfil del Jaeger-LeCoultre Duometre Quantieme
La foto de perfil permite ver muy claramente la forma glassbox del cristal. También la construcción de las asas, atornilladas y no soldadas a la caja.

El movimiento se mantiene prácticamente igual, aunque hay importantes cambios en el plano estético, todos centrados en la simplificación de la propuesta. Comenzamos por la caja, de 42.5 milímetros, completamente nueva e inspirada en los relojes de bolsillo savonette creados por la Maison en el siglo XIX. La carátula también se aligera respecto a la versión de hace catorce años. Realizada en azul y acabado soleil, desaparecen los remarcados realces y aperturas para ver el mecanismo.

Presentación más simple

También se ha simplificado el contador de fecha y fases lunares, en el cual ya no encontramos la segunda aguja de indicación de edad lunar en ambos hemisferios. Menos información, pero mostrada de un modo más claro y moderno, gracias en gran medida al efecto visual creado por su cristal de zafiro de tipo glassbox

Brazo masculino con reloj de Jaeger-LeCoultre
El Duometre Quantieme Lunaire es un reloj elegante con el plus de su originalidad y el encanto de los movimientos manufactura.

Sin entrar en el terreno de las grandes complicaciones, el Duometre Quantieme Lunaire es un reloj para amantes de la precisión, cuya original mecánica queda bien plasmada en una carátula original y de aire retro. Esa diferencia del reloj se palpa mejor en vivo, cuando vemos el segundero fulminante moverse de manera frenética. Su fabricación en fabricación en acero lo convierte en la opción más accesible de esta renovada colección, que también cuenta con versiones cronógrafo y el espectacular Heliotourbillon, versión mejorada del icónico Spherotourbillon. 

Jaeger-LeCoultre Duometre Quantieme

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

JAEGER-LECOULTRE DUOMETRE QUANTIEME LUNAIRE

    
Movimiento:
   
Calibre 381 de carga manual, 414 componentes, 42 rubíes, 21,00 alt/h, 50 horas de reserva de marcha, 8.24 mm de grosor.
   
Función:
   
Horas, minutos, segundos, segundero fulminante, fases lunares, reserva de marcha doble, fecha.
   
Caja:
   
Acero, 42.5 mm de diámetro, 13.05 mm de grosor, 50 metros de hermeticidad, fondo transparente.
   
Carátula:
   
Azul, Opalino, cifras en aplique, segundero fulminante a las 6 horas.
   
Correa:
   
Piel de aligátor azul con cierre despegable de acero.
Andrés Moreno

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.

Artículo anterior
Santos de Cartier 12

Santos de Cartier es el regalo perfecto para el Día del Padre

Siguiente artículo

Todoterreno de pasarela

Notas relacionadas
Leer más

Gerald Charles, impulso hacia el futuro

Gerald Charles llega a SIAR Summer Experience. Sus líneas Masterlink y Maestro en vivo en el salón relojero que se celebra en Ciudad de México.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share