La verdadera mirada divina

Como la mirada de Jano, dios de los buenos comienzos y los finales —etimológicamente, de ahí procede “Enero”—. Las dos caras del nuevo DB Kind of Two Tourbillon despiertan todo el interés. Y frente a los tradicionales relojes de doble cara, convertidos en una “ensalada” de complicaciones a veces de difícil lectura, De Bethune apuesta por traducir la complejidad en bella sencillez. La verdadera mirada divina es la de Denis Flageollet.

La firma celebró 10 años de su icónico modelo DB20 con una propuesta esqueletada y ultrafina interesante. Pudo ser el precedente a nivel técnico más directo para lograr este nuevo reto con el desarrollo de un nuevo calibre excepcional.

https://www.youtube.com/watch?v=8e7dvGoQPqU&feature=youtu.be

Es una pieza con dos caras en una caja de tan solo 9.5 mm de grosor. Y a pesar de complicaciones como el calendario perpetuo o el propio tourbillon que ya desarrolló De Bethune, sin duda estamos ante la pieza más compleja de De Bethune.

“Kind” de verdadera mirada divina

Este DB Kind of Two Tourbillon presenta una doble mirada al pasado y al futuro. La creación es una síntesis de los rasgos más definitorios del fructífero legado de la firma.En oposición a la carátula del tourbillon, el otro lado recupera la apariencia clásica del DB8 y DB10. También cabría destacar el modelo DB29. Su forma perfectamente simétrica ofrece un hermoso equilibrio con las asas flotantes y la elegante corona totalmente integrada a las 12 en punto —a las 6 h. si se gira—.

Su caja de titanio de 42.8 mm ha ganado versatilidad gracias al juego característico de las asas, que han sido rediseñadas con un nuevo mecanismo (28 componentes). La lectura oculta, y visible también, es la combinación de dos relojes en uno que se inspiran en guardatiempos que han sido premiados en el Grand Prix d´ Horlogerie de Genève. Armonía y proporción en un objeto escultural bello, elegante y dinámico.

Para gusto del portador, el “display” del DB Kind of Two Tourbillon mantiene paralelamente los mismos elementos en distinto estilo con las manecillas azules de titanio y acabado pulido (manual) —desparece el segundero en la carátula esqueletada con el tourbillon—.

Alternancia más clásica o contemporánea bajo el nuevo calibre DB2579. La mano creativa de Flageollet mantiene el pulso de los grandes maestros. Ha sabido “pintar” una doble carátula a partir de lo que antes podía apreciarse como el simple fondo abierto de uno de sus calibres. Miradas tocadas por la divinidad que ven la belleza oculta de la mecánica. Una auténtica transformación audaz. —Leslie López

Deja un comentario
Artículo anterior

“El Padrino” vuelve a la iglesia

Siguiente artículo

La verdadera mirada divina

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share