La nueva ola del Chronoswiss regulador

Un exclusivo guilloché de formas ondulantes, azul eléctrico y hecho a mano es la novedad más reciente de la casa de Lucerna. Limitado a 50 piezas.

¡Sorpresa! Chronoswiss presenta un nuevo reloj y es un regulador. No nos extraña para nada: esta curiosa disposición ha sido desde siempre la imagen de marca más icónica de la firma de Lucerna. Poco sentido tendría ahora rechazar la característica que mejor que te define en el mercado. Para el equipo de Chronoswiss, el regulador es mucho más que una curiosidad estética. “Siempre hemos visto Chronoswiss como un puente entre el pasado y el presente de la relojería, y la disposición de regulador ejemplifica muy bien esta idea”, explica Oliver Ebstein, director y propietario de la marca, durante la presentación telemática del flamante Open Gear ReSec Big Wave

Este diálogo entre el pasado y el presente es también evidente en el guilloché, la gran estrella de la novedad recién presentada. “El guilloché es algo vinculado con la herencia relojera”, comenta Ebstein. “Aún se sigue haciendo con máquinas con más de cien años de antigüedad”. Una tradición aderezada con un manto de sofisticación en forma de innovadores recubrimientos cromáticos o disposiciones tridimensionales de las carátulas muy espectaculares. En cualquier caso, para Ebstein, el guilloché es uno de los grandes atractivos que puede ofrecer la relojería al aficionado moderno. “En un mundo acostumbrado a que todo se fabrique en serie, el guilloché aún se hace un modo artesanal y de pieza en pieza. Incluso es posible descubrir el artesano que ha realizado una determinada carátula por la forma de sus acabados”, comenta el propietario de Chronoswiss. 

Como una ola

Ya hemos explicado que el Open Gear ReSec Big Wave es un regulador y su carátula está decorada con guilloché. ¿Dónde reside entonces su novedad? En el patrón del guilloché. La longitud de sus bandas nos lleva a pensar que este tipo de guilloché es más fácil de realizar que los estéticamente más complejas. El maestro grabador Maik Panziera nos saca del reloj y nos aclara que es exactamente lo contrario. Panziera ha encontrado para este reloj un patrón de dibujo donde las finísimas curvas, separadas entre sí por un espacio de apenas 0.275 milímetros, crean en conjunto la sensación visual de una infinita sucesión de olas. Este efecto viene además reforzado por el acabado azul metálico de toda la superficie. 

En elevación

La construcción híbrida de las carátulas ha sido el aspecto estético más definitorio de la evolución de Chronoswiss en los últimos años. Del plano al espacio tridimensional, las carátulas ganan en complejidad técnica y simbólica. En el centro encontramos el contador elevado de las horas, mientras la parte inferior queda ocupada por el indicador de segundos de disposición retrógrada. También se ha elevado el realce del exterior de la carátula, cuyos índices tratados generosamente con Superluminova permiten que el reloj puede consultarse muy bien en la oscuridad. Esto último nos recuerda la importancia que tiene la legibilidad de la carátula para el equipo de diseño de Chronoswiss. De hecho, la disposición multicapa de los elementos es una solución idónea para que el guilloché de la superficie no nos distraiga de la lectura del tiempo. 

En cuanto al resto de características técnicas, el Open Gear ReSec Big Wave es muy similar al resto de variantes de la que ya es la referencia más popular del catálogo de Chronoswiss. El movimiento es el calibre C. 301. Usa como base un mecanismo ETA al cual se acopla el módulo regulador-retrógrado desarrollado por la propia Chronoswiss. Cuenta con reserva de marcha de 48 horas, proporcionada por un rotor de carga en acabado azul, visible a través del fondo transparente. La caja es de acero de 44 milímetros de diámetro. En ella encontramos la habitual corona de tipo cebolla, así como las asas con fijación de tornillos de la correa. En cuanto a ésta, es de cocodrilo en acabado hornback para darle una mayor presencia en la muñeca. El Open Gear ReSec Big Wave sale a la calle con un precio de 9,400 USD y en edición limitada de 50 unidades, todas ellas numeradas de manera individual en una placa fijada en la carátula. 

Deja un comentario
Artículo anterior

El espíritu dinámico de Master Banker

Siguiente artículo

Nuevo CEO para Jacob & Co. (y tiene solo 28 años)

Notas relacionadas
Leer más

El tourbillon de alessandro michele

Gucci 25H debuta en alta relojería. El primer calibre in house para la firma fabricado por Kering. Y el diseño de su mente creativa.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share