Los mejores cronos (calibres) para el siglo XXI (II)

Y continúa la lista de los mejores cronos desde el punto de vista técnico. Manuales y automáticos que pueden ofrecer posibilidades, aunque algunas fueron olvidados por las propias marcas.

Y aquí continúa la selección de los calibres más interesante con la función cronógrafo. Una lista amplia y diversa donde, en esta segunda parte, predominan los calibres automáticos. Muchos de estos calibres que mencionamos se han convertido en creaciones mecánicas con nuevas patentes que llevan la cronometría a la máxima precisión, con nuevos materiales que igualmente mejoran la funcionalidad. Algunos de estos calibres pueden ofrecer muchas más posibilidades, mientras que otros fueron algo denostados u olvidados por las propias firmas. Los mejores cronos (calibres) para el siglo XXI continúan aquí.

Chopard 03.03-L (automático)

Una auténtica firma independiente y productiva. Son históricos los L.U.C 10 CF y L.U.C 11CF, éste ahora llamado 03.03-L. Movimiento integrado y certificado COSC. Presenta una rueda de pilares con embrague vertical equipado con un órgano de fricción de material viscoelástico. Late a 28,800 alt/h y aporta 60 horas de reserva de marcha. De la misma familia el 03.07-L con cuerda manual y el alto refinamiento de la firma de los Scheufele en aquel espectacular L.U.C 1963. Chopard es productiva en este apartado. También cuenta con el movimiento cronógrafo 03.05-C que implementó en el nuevo Alpine Eagle Xl Chrono, previamente utilizado en el Mille Miglia 2016 Race Edition. Y el movimiento 03.05-M utilizado en el Superfast Power Control. Productos sólidos de la manufactura de Chopard y Fleurier Ebauches, dedicado a desarrollo, fabricación y ensamblaje de los calibres L.U.C. El 03.03-L puso a Chopard a otro nivel con su Chrono One.

TAG Heuer Heuer 02 (automático)

Máxima fiabilidad y excelente mecánica de un gran especialista en cronógrafo. El calibre Heuer 02 es un desarrollo de manufactura que marca un nuevo comienzo en la histórica firma suiza. Fue presentado en Baselworld 2017 y es la evolución del Heuer 01. Más delgado, preciso y con mayor energía —un incremento de 30 horas más de reserva de marcha que su predecesor—. Un clásico diseño tricompax de los originales Heuer de los 60s. El Heuer 02 se utiliza para la nueva colección Carrera y en piezas como Autavia y Monaco. Una sólida base mecánica que incluso se ha desarrollado con tourbillon. La rueda de pilares es roja. Late a 28,800 alt/h y cuenta con unas potentes 80 horas de reserva de marcha. Cuenta con certificación COSC.

Hublot HUB 1280 -Unico 2- (automático)

El arte de la fusión convence a los puristas del cronógrafo. La base es el Unico HUB 124 —el primer movimiento in house de Hublot fue un cronógrafo—. Y aquí estamos frente al Unico 2, la evolución técnica con arquitectura reinventada más plana. Un motor poderoso para piezas como el Unico Black Magic, el Ferrari GT o el nuevo Integral. Tiene cuatro innovaciones patentadas: embrague de segundos oscilante, sistema de fricción de cronógrafo regulable con bola, sistema de retención del rochete con rodajes unidireccionales y sistema de ajuste preciso de la raqueta. Un crono flyback de rueda de 354 componentes, rueda de pilares, vibrando a 28,800 alt/ y con 73 horas de reserva de marcha.

Breitling B01 (automático)

Eterno compromiso con la fiabilidad y el rendimiento. Desde el año 2009, Breitling cuenta con este calibre in house que montan sus más privilegiados cronógrafos. Un proyecto que tomó cinco años de investigación y desarrollo. Tras lograr la certificación COSC en 2006, finalmente ya pasó a producción industrial. Navitimer y piezas de la renovada Super Chronomat son algunas de las colecciones que lo utilizan. Suele identificarse por su configuración tricompax en contrate de carátula negra y contadores blancos, o viceversa —en la familia Premier, aparece con dos contadores y ventana de fecha—. Cabe mencionar que el B01 es la base para el calibre MT5813 de Tudor tras el acuerdo alcanzado conjunto de fabricación entre Breitling y Tudor. Robusto, preciso y versátil. Late a 28,800 alt/h y aporta 70 horas de reserva de marcha.

Bulgari BVL 318 (automático)

Todo un récord mundial hay que mencionarlo. El crono automático más delgado que jamás se ha fabricado. Un movimiento que causó sensación. Un calibre de 3.3 mm con rotor periférico de platino, lo que permite ver el calibre plenamente en el fondo. Un crono con rueda de pilares con embrague horizontal que también cuenta con función GMT. Late a 21,600 alt/h y aporta 55 horas de reserva de marcha. “Bello e ben fatto”, haciendo alusión al dicho. La firma italiana apostó por desarrollos técnicos innovadores que la han situado en la gran liga de la alta relojería.

Montblanc MB R200 (automático)

Desde 2007, Montblanc convirtió Villeret en el “Instituto Minerva de investigación de alta relojería”. Aquí la firma ha recuperado los cronos monopulsantes de cuerda manual como el M13.21, el M16.29 y el ratrapante M16.31. Martillo de reinicio con la flecha o punta llamada “Cola del Diablo”, la placa bellamente adornada y el puente en forma de V. Espectaculares movimientos realizados a mano con gran mérito y para el gusto vintage. Obviamente no olvidamos el Timewalker 100 o el Timewalker 1000 a 5o Hz, una edición limitada. Pero su crono más potente sigue siendo el movimiento MB R200 del Star Nicolas Rieussec desarrollado in house. Un calibre presentado en el SIHH del 2008 tras diez años de investigación. Un monopulsador con indicador de fecha que técnicamente monta rueda de pilares, embrague vertical, doble barrilete y se mueve a 28,000 alt/h con 72 horas de reserva de marcha. Una imagen inconfundible con la esfera de las horas descentrada y sus dos discos giratorios inferiores a modo de tándem fijados por el característico puente. Eficiencia precisa y una estética realmente innovadora. Probablemente no sea el best-seller o la pieza más comercial, pero es un calibre muy interesante.

Parmigiani Fleurier PF362 (automático)

Es uno de los desarrollos técnicos destacables más recientes de Vaucher Manufacture en Fleurier. El primer movimiento integrado totalmente in house para este Kalpagraphe Chronometre a la electrizante frecuencia de 36,000 alt/h. Un movimiento con certificación COSC y 65 horas de reserva de marcha. Es la perfecta evolución del primer Kalpagraphe que montaba el calibre PF334. Calibre redondo para una pieza con diseño tonneau como el Kalpagraphe, que luego usó también el modelo Pershing. Este PF362 cuenta con magníficos acabados, decoración côtes de Genève y masa oscilante de oro. Un crono con segundero central y también función de fecha a las 12 h. El movimiento se adapta a la caja tonneau.

IWC 69355 (automático)

Manufakturzentrum se inauguró en agosto de 2018. El poder de IWC ahora no tiene límites. Una firma pionera y moderna en la fabricación de calibres desde su fundación por F. A. Jones. El 8936 fue el primer cronógrafo, presentado en 2007. Un flyback con 68 horas de reserva de marcha que se usa en ediciones especiales. Pero, entre la amplia producción con diferentes familias de movimientos, el IWC 69355 es el mejor exponente moderno para piezas deportivas. Ingenieur con el calibre 69375 o el Portugieser con el propio 69355 usan este clásico cronógrafo de rueda de pilares con un sistema de alimentación automático similar al mecanismo Pellaton de la firma. Vibra a 28,800 alt/h y cuenta con 46 horas de reserva de marcha. Y sus acabados presentan detalles como el côtes de Genève o el perlado. Es un calibre a tener en cuenta.

Richard Mille 72-01 (automático)

El club de lo “billonaire” también puede ser de manufactura. Tiene muchas máquinas potentes, pero este fue el mecanismo que la propia firma presentó el año pasado como el primer calibre in house. El calibre CRMC1 del RM 72-01 cuenta con 425 componentes en solo 6,05 mm de grosor. Un nuevo flyback con mecanismo de embrague doble y piñones oscilantes. Una patente de Richard Mille. Es un movimiento automático de carga bidireccional con 50 horas de reserva de marcha. Curioso que la marca lanzara el RM 72-01 como “cronógrafo lifestyle” cuando es un prodigio técnico de la casa. Una creación técnica que tomó dos años y medio de trabajo. Una pieza que se lanzó en cuatro versiones con la clásica identidad high-tech de los diseños reconocibles de Richard Mille tonneau esqueletados. Y una configuración de tres contadores en disposición asimétrica.

Girard-Perregaux GP03800-0001 (manual)

Se lanzó en 2013 y solo se utilizó por entonces en los nuevos cronos de la familia 1966. La firma apostó por los automáticos posteriormente. Y del mismo modo que los actuales Laureato ya montaban entonces el calibre base de GP 3300 con el módulo del crono añadido. Sin embargo, el GP03800 fue el primer crono integrado in house de la histórica manufactura. Una bella pieza clásica muy bien recibida en su momento donde destacaba, entre otros detalles, un grosor de tan solo 5.40 mm. Con una frecuencia de 28,800 alt/h, alcanzaba 56 horas de reserva de marcha. Una pieza clásica de elegante factura con perfecta simetría e indicación de fecha. El calibre dejó de ser utilizado para producción. Un gran interrogante que entonces pudo haber impulsado una línea de trabajo atractiva. Quedó olvidado por completo en el catálogo de la maison.

Artículo anterior

Los mejores cronos (calibres) para el siglo XXI (I)

Siguiente artículo

Diseño a toda hora: un vistazo al futuro de la relojería

Notas relacionadas
Esfera inspirada en los antiguos cronógrafos
Leer más

El glorioso renacimiento del Chronoscope de Omega

Otro apellido ilustre que Omega recupera. Chronoscope es el nombre elegido para su nuevo cronógrafo Speedmaster. Una pieza de gusto retro con una curiosa carátula y movimiento manual.
Leer más

MAXIMALISMO RAINBOW

La osadía de Hublot toma forma en su Big Bang Integral Tourbillon Rainbow. Todos los matices del espectro del arcoíris en dos piezas únicas.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share