“La Bestia” anda suelta… y desatada

Le Brassus presenta la última generación de su animal salvaje favorito. Los nuevos Royal Oak Offshore Cronógrafo Automático en 42 y 43 mm montan calibre de manufactura.

Fue el primer reloj en la industria deliberadamente diseñado con formas musculosas. Audemars Piguet creó un guardatiempo con el fenotipo de “fisioculturista”. Y esa erótica sensualidad de los músculos sentó el precedente de todas las piezas deportivas sobredimensionadas que muchas marcas lanzaron posteriormente. Audemars Piguet ha lanzado cinco nuevos modelos de Royal Oak Offshore este año, contando el espectacular Tourbillon Volante. “La Bestia” anda suelta… y desatada.

Seguro recuerdan que Audemars Piguet celebró el 25º aniversario del Royal Oak Offshore en 2018. Entre otras novedades, la firma presentó una reedición de la pieza original lanzada en 1993. La resurrección de “La Bestia” tiene lugar ahora con una pieza que se parece mucho a la auténtica lanzada por Emmanuel Gueit. “Déjà vu” con cinco nuevos Offshore Cronógrafo Automático en 42 mm. Tres nuevas referencias en acero, titanio y oro rosa. Y el protagonismo mecánico del calibre in house 4404 como refuerzo técnico. Un movimiento crono flyback de manufactura, pulsera con sistema intercambiable y con una ligera cirugía estética en la esfera.

“La Bestia” más bestia

En su atuendo, detalles como pulsadores y corona de caucho, así como junta del bisel de caucho a juego con el color. Las versiones de acero y oro rosa apuestan por la esfera “Night Blue, Cloud 50”, un término reflejado en los archivos de la manufactura de Le Brassus. El ejemplar de titanio luce una esfera gris en tono claro. En esta vuelta al pasado, lo más novedoso que podemos destacar, según anuncia la firma, es la primera versión de “La Bestia” en caja de oro rosa con su reconocible “Petite Tapisserie” —ya se lanzó un modelo realizado íntegramente en titanio en 2004—.

Este nuevo AP Royal Oak Offshore permite cambiar el brazalete, con un sencillo “clic”, por pulseras de caucho —incluye una azul en las versiones de acero y oro rosa, así como una negra para la pieza de titanio—. Y es interesante siempre ver el interior gracias al fondo de cristal de zafiro. El calibre 4404 exhibe la rueda de columnas y el llamado “baile” de los martillos del cronógrafo cuando se activa la función. La masa oscilante es de oro rosa (22 quilates) y también se observan los refinados acabados del movimiento: “Côtes de Genève”, satinado y cantos pulidos. 

Pero hay otras dos versiones de aspecto más deportivo y moderno en 42 mm que no apuntan a esa reedición tan fiel al original. Se definen por un look más deportivo y contemporáneo. Con correas texturizadas de caucho, hay una pieza en titanio que apuesta por el color azul claro y la otra, en acero, por el caqui. Y presentan “Méga Tapisserie” y los números arábigos en la esfera. Porta, como señalamos, el calibre integrado 4404. Estos dos guardatiempos están en venta exclusivamente en las boutiques de Audemars Piguet.

“La Bestia” domesticada

Si, como señalan los físicos, “la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma”, el Offshore es un portento en transformación constante. Ya decimos que “La Bestia” anda suelta y desatada. El icono ya refinó su look en caja de 42 mm con el calibre 2385 (Frederic Piguet 1185). Pero esta temporada nace otra una nueva generación de este Cronógrafo Automático. Sube a los 43 mm e incorpora el calibre in house 4401. Si las piezas de 42 mm lucen las esferas con motivo “Petite Tapisserie” y la alineación vertical de los contadores del cronógrafo, aquí se presentan los contadores dispuestos horizontalmente y la fecha desplazada entre las 4 y las 5 horas con esfera “Méga Tapisserie”. Cinco modelos de este Offshore Cronógrafo Automático 43 mm. El precio de los modelos de 42 mm oscila desde los 33,400 dólares hasta los 83,000 de la pieza en oro rosa. Las piezas de 43 mm cuestan desde los 36,900 de la versión en titanio hasta los 57,200 en oro rosa.

Offshore Diver

A comienzos de año, fuimos testigos también de la puesta al día del Offshore Diver. Pues aquí llega otra novedad. Una edición limitada de 300 piezas con un atuendo muy atractivo. Combina caja de oro blanco con cerámica negra. Una pieza de 42 mm con el calibre automático 4308. Primero se comercializará en Japón y estará disponible para el resto del mundo a partir de octubre de este año.

Artículo anterior

Ginebra, en mano

Siguiente artículo

Episodio 60: La diferencia entre un cronógrafo y un cronómetro

Notas relacionadas
Esfera inspirada en los antiguos cronógrafos
Leer más

El glorioso renacimiento del Chronoscope de Omega

Otro apellido ilustre que Omega recupera. Chronoscope es el nombre elegido para su nuevo cronógrafo Speedmaster. Una pieza de gusto retro con una curiosa carátula y movimiento manual.
Leer más

MAXIMALISMO RAINBOW

La osadía de Hublot toma forma en su Big Bang Integral Tourbillon Rainbow. Todos los matices del espectro del arcoíris en dos piezas únicas.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share